Compartir
Publicidad
Publicidad

Cepillo de dientes: ¿eléctrico o manual?

Cepillo de dientes: ¿eléctrico o manual?
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre por estas fechas entre los regalos navideños aparece algún gadget destinado a la belleza o al cuidado diario. Cuando no es un recorta patillas es una afeitadora eléctrica y cuando no un cepillo de dientes eléctrico.

Está claro que la electrónica quiere hacernos la vida más fácil y los vagos cada vez lo tienen mejor, pero ¿hasta que punto estos gadgets son mejores?. ¿Su precio está justificado respecto a la calidad que nos ofrece? ¿Son efectivos respecto al tradicional de toda la vida?.

Hoy os voy a hablar de mi gadget de belleza de turno que me tocó las pasadas navidades, el cepilllo eléctrico Braun Oral B Professional Care, y a partir de aquí estableceremos una comparativa entre el cepillo de toda la vida y el eléctrico.

Lo primero que vamos a analizar son las similitudes: se usan tres veces al día y se coge con la mano. Fin de las similitudes.

Ahora vamos a pasar a las diferencias, que son bastantes más.

Las diferencias a simple vista son evidentes, el eléctrico es bastante más grande y tosco, el tradicional más ligero y fino. A simple vista parece que el tradicional es mucho más manejable, pero nada más lejos de la realidad. Con el eléctrico, al poseer un mango tan grande y al ser tan alargado, es mucho más fácil llegar a las muelas del juicio, que tanto cuesta llegar con el tradicional.

cepillo_manual

En cuanto lo utilizamos nos damos cuenta de otra de sus diferencias. Con el eléctrico no se necesita prácticamente esfuerzo, de una pasada consigues los dientes perfectamente limpios llegando a todos los rincones, mientras que con el tradicional requieres más trabajo y esfuerzo.

Uno de los puntos negativos del eléctrico es que si tus encías son sensibles deberás pensarte mucho su utilización, ya que el eléctrico es bastante agresivo con ellas y con el tradicional podemos controlar mejor el roce de las cerdas con las encías.

La duración de las cerdas es otro aspecto clave en esta comparativa, el Braun Oral B, como la mayoría de cepillos viene con dos cabezales de recambio. Uno de los puntos fuertes y que más me agradó es la duración de éstos. Aproximadamente entre tres y cuatro meses pueden aguantan a la perfección. El momento de cambiarlos se ve en cuanto las cerdas pierden el color azul.

Reconozco que los cepillos tradicionales me duraban menos que un caramelo a la puerta de un colegio, teniéndolos que cambiar cada cuatro semanas aproximadamente, por lo que el tener que evitar cambiar de cepillo cada poco es otro punto a favor del eléctrico. Cada cabezal tiene un precio sobre los 5 o 6 euros y un cepillo tradicional tiene un precio aproximado de 2 euros. Cuestión de echar cuentas.

braun oral b professional

Otro aspecto importante es la batería. Aguanta perfectamente entre 4 o 5 días. Por lo general, a partir del quinto día se hace indispensable cargar durante 12 horas para que esté al 100%, pudiéndose utilizar el cepillo en cualquier momento de la carga sin problema. La duración de la batería es importante, sobre todo si piensas pasar fuera de casa un fin de semana, o varios días ya que el cargador no entra en cualquier neceser y es un poco trasto.

Y ahora el apartado fundamental, el precio. El precio por lo general de estos cepillos eléctricos suele estar entre los 60 o 70 euros, dependiendo de la marca y el modelo, pero sin lugar a dudas el precio compensa. La calidad del cepillado es muy alta, si lo utilizas perfectamente no dejas ningún rincón sin cepillar y se llega a los sitios más complicados con gran facilidad, mucha más que con un cepillo tradicional y con menos esfuerzo.

Desde luego que volver ahora a un cepillo tradicional sería para mi como pasar de un Ferrari a un 600.

Imagen | Amy Mac Health
En Mensencia | Operación afeitado perfecto: cuchillas Vs maquinilla eléctrica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos