Publicidad

Defensa personal, ¿sólo para mujeres?

Defensa personal, ¿sólo para mujeres?
13 comentarios

Todos podemos ser víctimas de un ataque, y para ello no hay mejor solución que estar preparado ante lo que pueda venir. Sin embargo, tradicionalmente asociamos la defensa personal con las mujeres, como una forma de contrrarestar su menor fuerza física.

La defensa personal tiene su origen en la mezcla de diferentes tipos de artes marciales. A diferencia de estas, su esencia no está en el ataque sino en la mejor forma de evitarlo. Por ello, las clases suelen tener un ritmo muy suave, que no implica grandes esfuerzos físicos.

Esta disciplina desmistifica un poco la figura del maestro y lo convierte en un entrenador. No se trata de hacer ejercicio por pura diversión, sino que existe una meta. Además, este entrenador suele explicar a los alumnos las tendencias actuales en el robo, con arma blanca y sin ella, las medidas básicas de prevención y a racionalizar las situaciones de riesgo.

defensa personal mhedstrom
El objetivo: poder salir por patas de una posible agresión. Causar daño al atacante no está entre las prioridades de la defensa, aunque como consecuencia de la aplicación de sus técnicas se le puede dejar fuera de combate durante algún tiempo. Al menos el suficiente para escapar.

Esto es muy importante porque será la esencia de la filosofía de la defensa personal. Por lo general, las técnicas van orientadas a convertir el ataque de un enemigo en un golpe para él, a escapar en caso de que nos tengan aprisionados, y a esquivar posibles golpes.

Las clases de defensa personal se basan mucho en la repetición de técnicas. La idea es que las asimilemos, que las interioricemos hasta tal punto que en caso de agresión podamos aplicarlas instintivamente, sin que tengamos que pararnos a pensar “a ver, a ver… Si me coge del brazo izquierdo tengo que girar a la derecha y…”.

Acción y reacción inmediata. Normalmente las rutinas son suaves, lo que llamaríamos low impact, así que no sirven para ponerse en forma. Sin embargo, una vez en la forma física deseada bien podríamos recurrir a estas útiles rutinas como mantenimiento.

defensa personal parhessiastes

Eso sí, hay que tener en cuenta que existen dos clases de defensa personal, una la orientada al uso cotidiano y otra la policial. La policial sí que suele ser más intensa, pero porque también las necesidades del profesional de la seguridad serán diferentes.

Hoy en día, es raro el gimnasio que, teniendo artes marciales, no dispone de seminarios de defensa personal. Algunos tienen cursos completos todo el año, aunque es habitual encontrar más bien cursillos. En las universidades españolas se está poniendo de moda ofrecer esta disciplina a los alumnos, con bastante buena acogida.

En cualquier caso, la necesidad de defenderse es unisex. La mayoría de los maestros suelen ser hombres, así que no seas tímido y lánzate, porque el estudio de esta hijastra de las artes marciales podría salvarte la vida.

Imágenes | Mhedstrom, Parhessiastes, Adriano Agulló

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio