Publicidad

Consejos básicos si vas a esquiar por primera vez

Consejos básicos si vas a esquiar por primera vez
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Seguro que tienes en mente hacer una escapada a la nieve un fin de semana de estos. La verdad que la época invernal ha venido repleta de nieve por los cuatro costados y si tienes intención seguro que una buena pista de esquí tendrás a no mucha distancia.

Si es la primera vez que vas a esquiar, siempre hay unos consejos básicos que debes tener en cuenta. Y mucho ojo, puede que si pasas alguno por alto, tu fin de semana en la nieve se convierta en un fin de semana en el infierno.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el esquí es un deporte más exigente de lo que parece, por lo que tener una buena forma física se hace importante, ya que son muchas las lesiones oseas, articulares y musculares que se sufren por tirarte a esquiar sin apenas preparación.

Un buen desayuno es importante para poder aguantar el esfuerzo físico que nos queda por delante. Debe de ser abundante en azúcares y en hidratos de carbono. Cualquier infusión caliente también es bienvenida, debemos entrar en calor lo antes posible para no agarrotarnos.

Es muy importante realizar ejercicios de estiramiento antes de empezar a esquiar. El frío es el mayor enemigo de los músculos y realizar movimientos bruscos y violentos sin haber calentado es sinónimo de contracturas y demás lesiones musculares.

Como una imagen vale más que mil palabras, creo que será mejor dejaros con este video de la gente de la estación de Grandvalira que explican como debe de ser el calentamiento previo.

Una vez que comencemos a esquiar, es básico tener alguien al lado que nos explique el procedimiento de frenado. Puedes contratar un monitor durante una o dos horas y te enseñará a controlar los movimientos más importantes. No es nada recomendable aprender por tu cuenta y riesgo, ya que lo más seguro, a parte de la costalada que te des, es que te lleves a más de uno por delante.

La piel tampoco se libra de sus cuidados, que como bien sabéis, en la nieve deben de ser extremos. Una protección solar es básica e indispensable, de protección total y por toda la cara, que deberás renovar cada poco tiempo.

De hecho, muchas casas de cosmética tienen gamas completas de protectores solares especialmente diseñadas para la nieve. No debes olvidarte de los labios y de los protectores labiales, ni olvidarte tampoco de las gafas de Sol, ya que la radiación solar se multiplica por el efecto lupa de la nieve y afecta de manera especial a nuestros ojos.

Las rozaduras y ampollas suelen ser típicas del primer día, debes llevar repuestos de tiritas, algodones y productos antirozaduras que a buen seguro te harán falta.

Llegamos al final de la jornada, unos buenos estiramientos después de esquiar también serán importantes a fin de evitar posteriores calambres, agujetas y molestias.

Un buen ejercicio para estirar piernas y espalda es sentándote en el suelo y estirando las piernas. Juntas las piernas e intentas llegar con tus manos a los pies, aguantando en esta posición de 15 a 20 segundos, y repitiendo este gesto dos o tres veces.

Y ya por último, tan importante como aplicarte protector solar, será utilizar crema hidratante después de la jornada, para reparar los posibles desperfectos que los rayos del Sol hayan podido hacer en tu piel. Debes aplicarla por el rostro y por las partes del cuerpo que hayan podido estar expuestas a los rayos solares en algún momento del día.

Como véis, estos son unos consejos básicos, pero importantes para poder pasar un buen fin de semana en la nieve, y es que recuerda que cualquier precaución es poca.

Imagen | Flickr

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir