Compartir
Publicidad

Las seis reglas para combinar tus calcetines como dios manda (I)

Las seis reglas para combinar tus calcetines como dios manda (I)
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los calcetines... los eternos olvidados en los conjuntos. Y es algo que no me gusta ni un pelo, porque no os podéis imaginar la buena impresión que da un outfit cuando te das cuenta que los calcetines no solo combinan con todas las partes del mismo, sino que le han conseguido dar un toque personal y único de la manera más discreta posible.

Pero como todo en esta vida, y más en el mundo de la moda, existen reglas a la hora de combinarlos que deberemos tener en cuenta si no queremos desentonar y meter la pata a la hora de salir a la calle. Porque como os he repetido hasta la saciedad, son los pequeños detalles los que precisamente más han de cuidarse y mimarse ya que un simple error puede echar por tierra todo un conjunto: aquí van nuestros tres primero consejos para combinar vuestros calcetines como dios manda.

Combina con los pantalones, no con los zapatos

1

Vamos, que levante la mano quien no se le haya pasado alguna vez por la cabeza semejante truculencia ¿combino de acuerdo a los pantalones o lo hago a los zapatos? Pues la respuesta amigos míos es que debe hacerse teniendo siempre presente los pantalones y su explicación tiene, no os penséis que son cosas del protocolo o cuestiones de estética.

Básicamente es porque si usamos calcetines con una tonalidad parecida o semejante al zapato, lo que conseguiremos es dividir el conjunto inferior en dos partes, por un lado el pantalón y por otro lado el conjunto calcetín-zapato. En cambio, si lo hacemos combinando con el pantalón, el conjunto se dividirá en dos partes pero esta vez el límite lo marcarán los calcetines, por lo que lograremos continuidad hasta los pies y que la figura se verá más esbelta y alta ¿Mejor o no?

Atrévete con el CCC: combo-corbata-calcetines

1

Estamos aquí para innovar y aprender cosas nuevas y el CCC es una de ellas: combo-corbata-calcetín. Básicamente consiste en combinar los calcetines teniendo en cuenta el color o el estampado/patrón de la corbata (ambos no, sería demasiado llamativo). Con esto conseguiremos un contraste muy notorio en ambas partes, resaltando el traje y consiguiendo que tenga un papel aún más relevante en el conjunto.

Se ve joven, moderno y muy trasgresor pero hay que tener cuidado en qué momentos y que con qué trajes se hace, porque para ocasiones más formales, entrevistas de trabajo, reuniones o actos más solemnes, desde luego que no es la manera más idónea de combinar las tres partes del conjunto. Para todo lo demás, suerte y a probar.

¡Horror, traje claro y yo sin calcetines!

1

¿Y si nuestro traje es más claro de lo habitual y no tenemos calcetines que peguen con él? Tranquilos, que no tiene por qué cundir el pánico. Para estas ocasiones en las que creemos que está todo perdido, la clave está en apostar por los engamados de conjunto; es decir, misma familia de colores pero diferentes tonalidades y a ser posible combinados de manera monocromática.

Esto en cristiano quiere decir que usemos calcetines más oscuros al pantalón, pero, 1 o 2 tonalidades más claras que el zapato. De esta forma creas una escala cromática que va de más claro a más oscuro (pantalón – calcetines – zapato), consiguiendo una continuidad en el look y evitando que desentone a la vista.

Nota mental: nunca hacerlo al revés, porque como ya os comentaremos, con trajes oscuros nunca puede apostarse por calcetines claros.

Fotos | The Sartorialist En Trendencias Hombre | Con todos ustedes, los siete principios del buen vestir y el estilo masculino (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio