Compartir
Publicidad

¿Y si después de besaros te deja entrever que podrías besar mejor?

¿Y si después de besaros te deja entrever que podrías besar mejor?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El beso entre dos personas puede ser una muestra de cariño, una muestra de deseo, o puede ser ambas cosas, y a la hora de besar todos sabemos la teoría: abrir la boca y hacer lo que nazca de ti, viendo cómo responde la otra persona y reaccionando en base a su manera de besar. Todos, más o menos, pensamos que sabemos besar (a no ser que no lo hayamos hecho nunca), y aunque no es muy habitual, hay veces en que la otra persona siente que podría ir mejor y te lo dice. ¿Y si después de besaros te deja entrever que podrías besar mejor?

¿Pero es que hay gente que besa mal?

Bueno, podría decirse que no, porque para gustos los colores, pero sí puede suceder que la manera de besar de alguien no nos resulte todo lo placentera o agradable como cabría esperar. Obviamente, si a las primeras de cambio te suelta que no besas bien, o hasta se pone a comparar con anteriores parejas, pues igual es para mandarle a la mierda por tener tan poco tacto, pero si lleváis unos días, un bagaje de unos cuantos besos y ve que la cosa no acaba de ir bien, puede estar bien que te trate de enseñar cómo le gusta que le beses.

No sé vosotros, pero yo no puedo decir que todas las chicas con las que he estado (tampoco han sido muchas, todo hay que decirlo) hayan besado bien. Y con besar bien me refiero a cerrar los ojos, abrir la boca, y entrelazarte con la otra persona de manera que empiezas a concentrarte en ello, en el beso, a disfrutar, a olvidar lo que sucede a tu alrededor y entregarte al momento. Algo así como si fuera el principio de algo, un "si estuviéramos solos...". Pues no, no con todas se producía esa magia, o esa sensación.

Salí con una que abría la boca y la dejaba ahí quieta, y se dedicaba simplemente a ir moviendo la lengua de un lado a otro, y la verdad, daba un poco de impresión porque eso acababa pareciendo una especie de lucha húmeda entre lenguas. Que uno no sabía muy bien cuándo parar, vamos. Y luego salí con otra que no abría tanto la boca, pero movía la lengua de manera rítmica, siempre con el mismo gesto, y la verdad, se hacía repetitivo y poco estimulante (una vez le cogías el patrón ya sabías en qué momento te iba a dar el lengüetazo). Pensé en decirles que me gustaban sus besos, pero que podríamos intentar besarnos de otra manera, pero no llegó a hacer falta porque ninguna de las relaciones duró mucho más (amores de adolescentes).

El caso es que esto puede suceder, puede ser que esos besos gustaran mucho a algunos hombres, pero a mí me dejaban un poco frío. Por eso no puede decirse "besas mal", sino simplemente "me encantaría que lo hicieras de esta otra manera".

¿Y cómo evitar que alguien te diga que podrías besar mejor?

No es que haya un manual de cómo besar, precisamente porque no a todo el mundo le gustan los mismos besos, pero oye, si pones "cómo besar" en Google salen más de 4 millones de resultados, así que parece que hay gente interesada en tener unas nociones. Sin querer dar lecciones de nada, os dejo con algunos consejos por si alguien quiere tratar de evitar que le digan que podría besar mejor:

  • Cuida tu higiene bucal: esto es lo primero. Besar con mal aliento es molesto para la otra persona y puede hacer que no disfrute para nada con ello. Si además, o por otro lado, eres una persona fumadora y la otra no lo es, podéis tener un problema, porque los no fumadores sienten que están, literalmente, "besando un cenicero". Así que tendrás que lavarte los dientes, posponer el cigarro, o yo que sé, igual es un buen momento para empezar a reducir el consumo. Si no, a ver cómo podéis llegar a un entendimiento, porque ya digo, tira mucho para atrás.
  • Ten cuidado con la saliva: si estás nervioso lo más probable es que tengas poca, así que en ese caso ni te preocupes, pero si no lo estás, puede ser buena solución tragar un poco antes y durante, para no ir pasándole tus babas a la otra persona. Esto pasa sobre todo si estás encima, porque por gravedad le puede llegar todo el tema a la boca, y la verdad, no siempre es agradable tener que andar gestionando el exceso.
  • Haz algo más: si el beso es corto, ni caso. Pero si el beso está siendo un poco más largo, si como he dicho antes parece el principio de algo, haz algo más. Rodea su cintura con tus brazos, o tócale la cara, la mejilla, la mandíbula, el cuello, el pelo... lo que salga de ti, acercándote, sintiendo cómo accede a ello, cómo se acerca también y hace lo mismo.
  • Ve de menos a más: depende del momento, claro, que habrá momentos de aquí te pillo, aquí te mato, en los que lo único que da ganas es de besar de manera desenfrenada, pero si estamos tranquilos, si es un beso de inicio, vale la pena ir de menos a más. Primero un pico, luego las bocas se abren y besas un labio, el otro, metes un poco la lengua, te apartas, vuelves a besar, giras la cabeza, buscas de nuevo su lengua y la rozas con la tuya, te agarras a uno de los labios como mordiendo (sin morder), y vas dejándote llevar, fijándote en cómo reacciona y, poco a poco, reaccionando tú también, porque ella también está en la misma tesitura, besándote a ver cómo tiene que hacer para disfrutar y para hacerte disfrutar.
  • Dejándote con las ganas: no sé si a todo el mundo le gusta, pero a mí sí me gusta mucho el beso de "te dejo con las ganas de más", y me gusta sobre todo porque la otra persona te busca, te pide que sigas. No tiene mucho secreto y seguro que muchos lo hacéis sin pensar demasiado en ello, pero básicamente es empezar a besar e ir apartándote un momento, como "que te voy a comer la boca entera pero espera, que aún no". Y vuelves a hacer el amago y no lo haces. Abres los ojos, ves que está ahí con la boca abierta y los ojos cerrados, buscándote, y eso hace que aún tengas más ganas de seguir besándola. Luego ya te dejas de tonterías y a pasarlo bien, que es lo que toca.

¿Abrir los ojos?

Bueno, sí... no sé, solo es un momento. No he dicho dar un beso con los ojos abiertos, porque ya me dirás lo que vas a disfrutar si estás mirando alrededor, por no decir que si te pilla se va a pillar un buen cabreo, sino abrir un momento los ojos para mirarla. A veces la otra persona también lo hace, cuando te separas. Abre los ojos y te mira también, y son momentos de una conexión visual increíble. Te miro. Te veo. Estoy aquí, contigo y por ti y por nada ni nadie más. Y tú estás por lo mismo. Te busco. Me buscas. Te beso. Me besas. Te deseo y me deseas.

Eso es besar. Uniros un momento, queriendo uniros más, tocándoos, sintiéndoos, transmitiendo ese deseo de manera sincronizada. Ahora me besas tú y dejo que lo hagas. Ahora te beso yo y dejas que lo haga. Que lo demás desaparezca, que tiemblen los cuerpos y que cuando os separéis tengáis ganas de más.

(Después de este párrafo me acuerdo de la que movía dentro la lengua de manera rítmica y me entra hasta cabreo).

Foto | iStock
En Bebés y más | Unos labios cuidados hacen que mueran por tus besos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos