Compartir
Publicidad
Publicidad

Otro orgasmo es posible: el masaje de próstata

Otro orgasmo es posible: el masaje de próstata
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando en el año 2000 se presentó la película "Road Trip" (aquí "Viaje de pirados") muchos descubrimos que había una manera de llegar al orgasmo diferente a la habitual, a través del ano, masajeando la próstata. El actor encargado de mostrarnos dicha escena (que ahora podréis ver para recordarla, o para conocerla si nunca la habéis visto) fue Seann William Scott, que en un momento de la película vivía la experiencia de la que hoy hablaremos: el masaje de próstata.

Seann, dándolo todo

Seguro que conocéis al actor de otras comedias, y en ellas suele hacer el papel de caradura, mujeriego, salido, sinvergüenza, etc., pues en esta película hizo precisamente de todo ello y en una escena de lo más cómica vivió un momento increíble que quedó grabado en la mente de muchos hombres:

Qué es la próstata

Según google, la próstata es:

Glándula de los mamíferos machos que está unida al cuello de la vejiga de la orina y a la uretra y que segrega un líquido blanquecino y viscoso cuya función es estimular el movimiento de los espermatozoides.

Es decir, que es un órgano ligado al momento de la eyaculación, pues parte del semen está compuesto por el líquido que segrega. La próstata se engarga, además, de producir el primer líquido que aparece durante la erección, cuya misión es eliminar cualquier resto de orina que pudiera contaminar el semen, y de bloquear el paso de orina de la vejiga en el momento del coito.

La próstata tiene forma de castaña y está junto al recto. Creo que como mejor lo veréis es con esta imagen extraída de la página alerta prevención:

Prostata

Pues bien, por la situación en la que está, desde el recto puede llegar a estimularse y palparse, y por eso cuando un médico quiere ver cómo está realiza un tacto rectal.

El masaje de próstata

Tactoprostata

El estímulo de la próstata por sí solo puede llegar a producir un orgasmo y la eyaculación, por eso es un método que puede llegar a utilizarse en los hospitales para lograr una muestra de semen rápida sin necesidad de masturbación y por eso en los animales se realiza una estimulación eléctrica o mecánica de la misma para conseguir semen, cuando lo necesitan para hacer una inseminación a alguna hembra.

El caso es que es una manera diferente de llegar al orgasmo porque es una zona muy erógena que muchas mujeres desconocen y que muchos hombres, pues también. Vamos, que si a una mujer le preguntas cómo puede lograr que su pareja tenga un orgasmo sin tocarle el pene seguro que tiene bastantes problemas para dar una respuesta acertada.

Y tampoco consiste en eso, en "a ver si lo logro sin tocártela", sino en tener esa alternativa por si a ambos les apetece probarlo. De hecho, más que un "o uno, o lo otro", es otra opción para proporcionar placer a los hombres.

La imagen que tenéis más arriba es una muestra de un tacto rectal para valorar el estado de la próstata, pero podría perfectamente ser una ilustración de cómo hacer el masaje de próstata a un hombre para proporcionarle placer. Esto no quiere decir que los hombres disfruten cuando les hacen un tacto rectal, básicamente porque no es un momento como para disfrutar, (de igual modo que el hecho de que un ginecólogo introduzca un espéculo vaginal a una mujer no tiene por qué resultarle agradable).

Cómo hacer un masaje de próstata

En un sexshop puede comprarse un instrumento para poder hacérselo uno mismo, siendo una opción. La otra es que te lo haga otra persona, que siempre es más divertido y estimulante. Obviamente te tiene que apetecer y para ello tienes que derribar la primera barrera psicológica de permitir que te metan el dedo en el ano (algunos hombres querrán y otros se negarán en redondo, lo cual es completamente lícito).

En caso de que el hombre acceda (en caso de que accedas), es importante que la otra persona sepa que es algo que debe hacerse con mucho cuidado y muy poco a poco. No ir directamente, sino ir estimulando diferentes zonas antes de entrar: el pene, los testículos, el perineo... siempre con la intención de lograr una mayor relajación y excitación. Si las caricias y la presión en el perineo son agradables puede pasarse a acariciar alrededor del ano, y la entrada, sin meter el dedo todavía.

Puede volverse un poco atrás, tocar los muslos, de nuevo los testículos, el pene, y regresar otra vez al ano, incluso metiendo un poco el dedo mientras se siguen estimulando otras zonas. La reacción del hombre es lo que dirá si seguir o quedarse de momento ahí. La mejor posición para hacerlo es con el hombre tumbado boca arriba y las piernas flexionadas, al menos las primeras veces, pues así se puede acceder mejor a las otras zonas de alrededor y que de ese modo el masaje prostático sea una cosa más.

La próstata está bastante cerca de la entrada del ano, así que no hará falta meter mucho el dedo. No lo he comentado antes, pero si la persona que hace el masaje está más cómoda, y el hombre también, puede usarse un guante de látex con lubricante, para que sea más cómodo física y psicológicamente para ambos. Una vez se llega a la próstata (meter el dedo y doblarlo hacia arriba si está tumbado), hay que ir tocándola con mucho tacto, con cuidado y viendo siempre cómo reacciona el hombre. Las primeras veces se produce una extraña mezcla de dolor y placer, y es una zona tan sensible que si se sobreestimula puede ser molesto.

Con dicho masaje el hombre llega al orgasmo, siendo en algunos casos más intenso que en los orgasmos genitales. Si además del masaje de próstata se estimulan otras zonas, como el perineo, los testículos o el pene, seguro que el hombre consigue un momento de placer que nunca habría imaginado.

Foto de portada | Cordon Press
En Trendencias hombre | ¿Importa el tamaño? Por qué tenemos que dejar de medirnos el pene, ¿Aplicaciones para medir el orgasmo? ¡Existen! ¡Y hay quien paga por ellas!, Lo que la ciencia nos dice sobre...el orgasmo femenino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos