Compartir
Publicidad
Los mayores problemas a los que te enfrentarás si tu mujer está embarazada y cómo afrontarlos
Chicas

Los mayores problemas a los que te enfrentarás si tu mujer está embarazada y cómo afrontarlos

Publicidad
Publicidad

¡Enhorabuena! El test de embarazo ha salido positivo y tú has visto toda tu vida pasar delante de tus ojos en tan solo un segundo como si estuvieras a punto de morir. No hay que ser dramático, pero sí que es cierto que tu vida será completamente diferente a partir de ahora. Mejorará en muchos aspectos y empeorará en otros (te lo aviso desde ya, se acabó lo de dormir a pierna suelta), pero en conjunto la experiencia merece la pena. Te contamos qué hacer y qué no hacer cuando tu pareja está embarazada y los mayores problemas a las que te enfrentarás.

Las ganas de salir huyendo

Es normal tener miedos y dudas ante un embarazo, a nosotras también nos pasa, pero como no podemos deshacernos de nuestra tripa así por así, nos quedamos con ella y con la inquietud de si seremos buenas madres o de si de verdad estamos preparadas. Lo que nunca debes hacer: salir huyendo. Lo que debes hacer: hablar tus miedos con tu pareja, compartir vuestras dudas y enfrentaros juntos a este bonito momento.

Los antojos

Embarazo 3

¿Un brownie a las tres de la mañana? ¿Unas ganas irrefrenables de cenar kebab a las once de la noche de un domingo? ¿Ella te pide que por favor dejes de usar el desodorante que llevas usando toda la vida porque el olor le da ganas de vomitar? Prepárate para cosas así. No todas sufrimos antojos, pero las náuseas y un sentido del olor propio de un sabueso sí que son más habituales. Lo que debes hacer: al niño no le saldrá ninguna mancha porque no sacies los antojos de tu mujer, pero más vale tener un cargamento de chocolate en la despensa por si acaso.

Los cambios de humor

Embarazo 2

Tu mujer se ha convertido en una desconocida. Lo mismo es la mujer más feliz del mundo que se pone a llorar porque se ha acabado la leche de la nevera. El embarazo (y el post parto) es un proceso complejo donde las hormonas hacen lo que quieren con nosotras. Lo que debes hacer: ser comprensivo y cariñoso hasta el infinito, ten en cuenta que las hormonas en este caso son como las del síndrome premenstrual pero multiplicadas por dos o por tres.

Las ecografías

Dicen que la madre es madre desde que se entera de que está embarazada, mientras que el padre solo lo es desde el momento del parto. Los hombres no vivís el embarazo con la misma intensidad que nosotras, pero tenéis unos momentos muy bonitos para daros cuenta de que habéis creado algo que va creciendo día a día: las ecografías. Lo que debes hacer: no perdértelas, igual no ves más que una cosa extremadamente pequeña, pero oir su latido, ver que se mueve e incluso, jugar a adivinar a quien se parece gracias a las ecografías hiperrealistas que se hacen hoy en día os irá mentalizando de que vais a tener un hijo.

Las clases de preparación al parto

Embarazo 4

Seguro que no te apetece nada oír hablar de loquios, episotomías, o de lactancia materna, pero estás a punto de vivir una experiencia de la que no sabes nada de nada, y estar lo mejor preparado posible te vendrá bien, porque como padre tienes mucha tarea por delante. Lo que hay que hacer: procura asistir a las clases que recomiende la matrona.

El sexo

Se puede y se debe tener sexo durante el embarazo (salvo que el médico lo desaconseje si ve algún riesgo). Puedes estar tranquilo, no hay ninguna posibilidad de que molestes al bebé, te lo aseguro, ninguna. Además, te contaré un secreto, algunas embarazadas tienen la libido por los aires, así que si es el caso de tu pareja, aprovecha. Lo que hay que hacer: es el momento de experimentar posturas nuevas, echarle imaginación, y poner mucho cariño y amor.

El momento cumbre: el parto

Tu mujer te avisa: "he roto aguas", "creo que estas contracciones sí son de parto", y tus piernas empiezan a temblar. Llega el momento tan deseado y tan temido, el parto. No hace falta que corras al hospital como en una persecución policial, ya que si se trata del primer parto, se suele alargarse bastante. Calma tus nervios, no olvides la cámara de fotos y repasa que en la bolsa del hospital esté todo lo necesario. Lo que no hay que hacer: desmayarte o grabarlo todo en vídeo como si estuvieras preparando un reportaje para el National Geographic. Lo que hay que hacer: aguantar como un valiente, apoyar a tu mujer y hacer todo lo que te piden los médicos.

En definitiva, disfruta de este increíble momento que es el embarazo y prepárate lo mejor que puedas para cuando llegue el bebé, porque tu vida no será la misma, será mejor.

Fotos | Cordon Press

En Trendencias Hombre | Irnos a vivir junto a nuestra pareja: ¿hemos sopesado todos los pros y los contras?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio