Publicidad

La lista de propósitos definitiva que no vas a cumplir en 2014

La lista de propósitos definitiva que no vas a cumplir en 2014
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Todos nos motivamos mucho cuando el año está a punto de terminar. Nos motivamos tantísimo que siempre tendemos a hacer una lista cargada de buenas intenciones y propósitos que a día veinte de enero hemos olvidado completamente. Como en Trendencias Hombre queremos siempre facilitarte la vida al máximo he aquí una buena lista de propósitos para el año 2014, algunos habituales y otros no tanto pero, ¿qué más da? Si de igual forma no vas a cumplirlos.

1. Apuntarse al gimnasio.

dogball.jpg

Este propósito tiene trampa porque apuntarse al gimnasio es muy sencillo. Yo, por ejemplo, estoy apuntada en más de 34 gimnasios. Apuntarse (e ir) al gimnasio en enero es un error gravísimo y aquí te doy las razones por las que no vas a cumplirlo:

  • En enero, los gimnasios se llenan demasiado porque como tú hay millones de personas que han decidido apuntarse a principios de año. Encontrarás las salas de musculación atestadas de gente (los habituales y los novatos), tendrás que esperar turno para poder subirte a cualquier máquina.
  • ¿Las clases? ¡Olvídate! Las leyes del gimnasio son más duras que las leyes de la calle en el Nueva Jersey de Los Soprano: es literalmente IM-PO-SI-BLE robarle el step a esa jubilada que lleva veinte años en el gimnasio. Ese gimnasio es suyo. Si quieres conseguir un hueco en cualquiera de las clases tendrás que entrar en alguna de las bandas del gym, primero empezarás de recadero (colocando su step, comprándole botellitas de agua) hasta que por fin te permitirán dar una clase cuando el capo esté enfermo. ¿De verdad merece la pena todo este esfuerzo por dar una clase de GAP? Te acabarás rindiendo.
  • Además del problema de la superpoblación en el gimnasio existe el fenómeno de la desmotivación: llevas sin practicar deporte siglos y te acabas de apuntar, el primer día tendrás unas agujetas horribles de modo que decidirás no ir al día siguiente, el tercer día tendrás cosas que hacer y cambiarás gimnasio por "bueno, hoy subo andando hasta el cuarto piso en lugar de tomar el ascensor". El día decimosexto, te estarás pintando abdominales falsas con unas ceras en tu cuarto de baño, medianamente satisfecho con el resultado.
  • 2. Dejar de fumar

    DonDraper.jpg

    Es el propósito más noble de todos y con el que más de acuerdo está Mercedes Milá, pero entre tu y yo, ¿el día 1 de Enero? ¿De verdad vas a aguantar las historietas de tu tía Felisa y los chistes de tu cuñado Paco en la comida de Año Nuevo sin salir a echar un cigarro? El propósito de dejar de fumar suele durar desde las 12 de la noche del día 31 hasta el tercer cortadito con tu tía Toñi el día 1. Good luck.

    3. Ahorrar

    tiogilito.jpg

    El día 31 a mediodía lo de ahorrar parece muy buena idea. El día 1 cuando abres tu cartera y recuerdas que invitaste a rondas a todo el mundo en el bar de tu colega y que por eso te faltan ciento diez euros te das cuenta de que es un propósito que te resultará imposible cumplir.

    4. Viajar más

    beforesunrise.jpg

    De todos los propósitos que suelo hacer a final de año este es el único que acostumbro a cumplir, pero ojo, en realidad es mentira: viajo lo mismo. Como habitualmente no me toca la lotería no puedo dejarlo todo e irme a Tailandia. Lo de viajar más es un efecto óptico, una ilusión. Pero está bien. Si a día 23 de diciembre todavía no has viajado puedes coger la Sepulvedana y visitar Cuenca. Que nadie ha dicho que tengas que viajar necesariamente a China.

    5. Conquistar a esa chica que te gusta

    Prettywoman.jpg

    Vamos a ver, el amor no puede ser un propósito. No puede ser algo tan premeditado. No puedes actuar como Norman Bates. No puedes vivir obsesionado con el doble check. Un buen propósito sería por ejemplo, algo tangible, como invitar a esa chica a cenar. Una cita. Eso sí es válido y puede funcionar. Otro propósito puede ser desistir a la decimosexta negativa o dejar de enviarle extraños peluches con botones en lugar de ojos por SEUR.

    En definitiva, para no frustrarse, lo mejor es hacer una lista de propósitos que seguro que puedes cumplir, por ejemplo: levantarse el día 1, visitar tres lugares que no conozcas (uno de ellos puede ser Beirut, sí, pero otro puede ser Covadonga, por ejemplo), vivir hasta Abril, empezar a fumar, desapuntarse del gimnasio, fundirte tus ahorros o, mi preferido: no hacer caso a ninguna lista de propósitos para el año que viene. ¡Buena suerte!

    En Trendencias Hombre | Elimina la comida basura de la dieta: de verdad que se puede

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir