Publicidad

¿Estamos ante el reinado de los feguapos?

¿Estamos ante el reinado de los feguapos?
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

He oído teorizar a mis amigas sobre el tema en infinidad de ocasiones. A algunas no les gustan los tíos "muy guapos" porque tienden a desconfiar de ellos. Otras (las más numerosas) dicen que los guapos besan (y lo que sigue a los besos) peor que los feos porque pocas veces han tenido que esforzarse a la hora de ligar. Otras dicen que los tíos guapos suelen ser más aburridos. En general, lo que dicen, es que se lo curran menos.

¿Qué es un feguapo? Y sobre todo, ¿qué tienen? ¿Son los feguapos el nuevo negro? Hoy en Trendencias Hombre analizamos este fenómeno.

Definición: empecemos por el principio

Feguapo: Podría ser una traducción del término uglyhot, que según Urban Dictionary es una persona que de ninguna manera es físicamente atractiva (al menos de forma convencional) pero que cualquier cosa que hacen, desde su forma de hablar hasta su forma de caminar, les vuelve terriblemente atractivos. Es un fenómeno que se da en hombres y mujeres. También podría llamarse "encanto" o "charm" en inglés.

Para que os hagáis una idea, es la típica persona con la que empiezas a salir y cuando un colega te pide una foto pasas 300 diciendo en todas y cada una de ellas: "A ver, es que no es muy fotogénico".

¿Por qué ahora?

Benedict_Cumberbatch.jpg

Porque estamos en un momento de la historia en el que parece empezar a triunfar la belleza diferenciada: ya no se lleva el físico perfectamente cuidado, abdominales marcados y depilación extrema (y maldigo el día en que se llevó). Tampoco se lleva el rollo guarro, entendedme, pero parece que hemos dejado atrás la terrible estética de los 2000 y los metrosexuales (gracias a Dios). Puede verse en cine y en las campañas de moda: muchas marcas ya no buscan al modelo perfecto, al contrario, buscan un rostro que destaque. Fijaos en modelos como Shaun Ross, al que se rifan en todas las pasarelas o Stephen Thompson.

Nos empezamos a meter en un terreno pantanoso donde cada vez buscamos más la individualidad, y digo pantanoso porque muchas veces buscando algo "único" caemos en los clichés. Un ejemplo de esto es que hace dos años llevar barba era algo estrafalario o de leñadores o cantantes intensitos de folk y hoy es lo más trendy que te puedes encontrar.

Es decir, que la belleza, si puede decirse, es más relativa que nunca. Sucede también (quizás a la par) que las mujeres nos hemos cansado de los príncipes azules (desde hace bastante tiempo), de los tíos perfectos sin un fallo porque nosotras no somos tampoco princesitas. Buscamos tíos divertidos, compañeros de aventuras, de risas, llantos y cervezas. Buscamos tíos normales con los que pasarlo bien, no el hombre al que presentar a nuestra madre.

¿Quiénes son? ¿Dónde están? Algunos ejemplos

Zach_TheHangover.jpg

Los feguapos están en todas partes y cada vez más aparecen representados en el mundo del cine y las series de televisión. Y no sólo ellos, también las feguapas. A fin de cuentas, para un actor nunca ha sido un requisito imprescindible ser guapo, mientras que muchísimas actrices sí que han tenido que verse relegadas a papeles secundarios por no tener esa belleza hollywodiense de "protagonista".

Adam Driver interpreta a Adam, el novio de Hannah, en la serie Girls. O deberíamos decir mejor: el tío que soporta todos los delirios de grandeza de su novia en Girls. Sí, ese Adam. Adam ha ganado el corazón de las telespectadoras por ser el novio perfecto: a veces es un tanto peterpanesco y otras veces, demuestra estar en un nivel de madurez muy superior al de su pareja. Adam es el feguapo ideal: atractivo sin llegar a ser una belleza y además, artista, lo que le da el "rollo" del que hablábamos antes. Y aunque en la primera temporada parezca sencillamente un desquiciado conforme avanza la serie nos va ganando poco a poco: dice lo que piensa, no se compromete a hacer planes que le parecen una pérdida de tiempo, se emociona por sus propios proyectos pero también por los de Hannah. Es el novio ideal. El feguapo de manual que te enamora.

También conocido como Sherlock o últimamente "el rey del photobomb", Benedict Cumberbatch es atractivo, pero ni él mismo lo sabe. En una entrevista reconoció que le llamaba la atención atraer a las mujeres (ahora que es famoso) ya que en su vida se había comido un colín, me sorprende que la persona que sale bailando junto a Fassbender en los Globos de Oro sin que éste otro le robe protagonismo pueda afirmar algo semejante. Benedict Cumberbatch ha gustado por su personaje de "sociópata altamente funcional" en Sherlock y ha ido enamorando poco a poco en cada aparición pública ya que da imagen de tío divertido y sin complejos.

Y ahí donde le véis, Zach Galifianakis resulta atractivo a un montón de mujeres. Y por un montón hablo de un par de amigas, que oye, para ser un círculo no muy grande me parecen una barbaridad. Cuando una de ellas me confesó este guilty pleasure no pude parar de reír. ¿Será por aquello de "el hombre y el oso..."? No, simplemente es porque también parece un tío muy divertido, la clásica persona con la que puedes pasártelo muy bien y estar cómoda.

¿Será quizás que nos sentimos intimidadas por la belleza? ¿Que como dicen mis amigas, los guapos no son de fiar? ¿Que nos aburre lo perfecto? Hagan sus apuestas.

En Trendencias Hombre | Lleva la calva con dignidad: 5 hombres que dijeron no al bisoñé

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir