Compartir
Publicidad
Publicidad

De cómo el postureo acabará con nuestras relaciones y por consiguiente, nuestras vidas

De cómo el postureo acabará con nuestras relaciones y por consiguiente, nuestras vidas
Guardar
151 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podéis estar o no de acuerdo conmigo, pero considero que hace unos años las relaciones eran más sanas y más honestas. El tú a tú, el cara a cara, el conocer a la otra persona frente a una mesita y dos tazas de café, sin intromisiones telefónicas, sin actualizaciones y sin menciones de por medio. La mayor intromisión que sufrías era la del músico callejero que te pedía unas monedas, la del señor que te vendía pañuelos o la de la gitana que, de no comprarle romero, te echaba una terrible maldición.

Y digo más honestas porque había poco espacio para el engaño, apenas los adornos habituales con los que todos solemos decorar nuestras vidas cuando intentamos impresionar a alguien. Si no sabías de cine, no sabías de cine y preguntabas. Y no se trataba de una lucha de egos, preguntabas de una forma totalmente sana "no conozco, pero quiero conocer". Y no pasaba absolutamente nada. Ahora que la palabra postureo ha calado en nuestra sociedad queda poco espacio para la humildad, la sinceridad y para mostrar nuestros defectos tal y como mostramos nuestras virtudes. Hoy en Trendencias Hombre os contamos por qué este postureo va a acabar con nosotros.

No quiero que este post quede como una exaltación nostálgica de una servidora. No creo que cualquier tiempo pasado fuese mejor, sino que nuestro cerebro tiende a engañarnos: jamás recordamos una tarde de fiebre en nuestra cama, recordamos ese fantástico viaje con amigos y si hemos vivido momentos realmente malos, aunque al recordarlos se nos siga encogiendo el alma, nuestro cerebro lo analiza diciendo "lo viví, sí, pero lo superé". Dicho esto, aun así, considero que estamos entrando en un terreno peligroso: de relaciones falsas, de lucha de egos, de competición ridícula y de mucho postureo. ¿Es aquí dónde nos lleva la tecnología? Paren el tren que me bajo.

Los fantasmas y los posturas: un análisis histórico

DatesC4.jpg

Los veíamos venir. No me digáis que no. Un posturas no es más que la evolución de un fantasma. Pero es como si los fantasmas hubieran sido gigantes y al explotar en el pasado nos hubieran salpicado un poquito a cada uno de nosotros. No me fio de un chico hasta que no le tengo cara a cara, el motivo es simple: el tiempo de acción-reacción es el tiempo real, no puede buscar una frase maravillosa en Google cuando yo le hablo de un escritor que me apasiona, no puede buscar la filmografía de un director para decirme que su anterior trabajo le pareció mejor, no puede dárselas de nada.

Antiguamente, un fantasma se las daba de todo, pero le pillabas. Bastaban quince minutos para pillarle: empezaba a alardear de cualquier cosa, pero te dabas cuenta de que sus palabras eran huecas e insípidas a la primera de cambio. Era como si en sus casas preparasen un perfecto monólogo de su vida sin tener en cuenta que en la vida real alguien podría preguntarles el por qué o decirles simplemente "desarróllame esto que estás diciendo, por favor".

Y eso servía para hombres y mujeres por igual, en cualquier tipo de relación: ya fuese amorosa, amistosa o laboral. Un fantasma que solamente da miedo con el primer susto y luego se desinfla poco a poco, incongruencia tras incongruencia. Actualmente los fantasmas siguen existiendo pero han dado paso a un ser superior, que se reproduce a mayor velocidad, como el virus zombie: los posturas y el postureo. Ahora bien, ¿qué es exactamente el postureo? ¿De qué estamos hablando aquí?

El postureo: ese fenómeno de masas

NewGirl.jpg

El postureo es algo silencioso pero contagioso. El postureo eres tú cuando no eres feliz viendo ese atardecer en Palma de Mallorca si no le sacas una fotografía y la compartes. El postureo es la inmediatez. El postureo es no disfrutar de las copas en el apartamento de playa al que te has ido con tus amigos porque lo que realmente te hace feliz es que todo el mundo sepa que estás disfrutando de las copas en el apartamento de playa al que te has ido con tus amigos.

Pero el postureo es mucho más: te convierte en un ser miserable y competitivo, deseoso de demostrar que eres más feliz, más listo, más guapo y más interesante que el resto de la gente. Es no admitir que pueda haber un fallo en el sistema. Y por el sistema hablo de ti. También hablo de mi. Es el tiempo que tardas en responder a un whatsapp porque eres incapaz de admitir que no entiendes de lo que te están hablando. Porque en el s. XXI, cuando todo el mundo tiene acceso a prácticamente todo en un clic, ¿cómo admitir que un tema te resulta totalmente desconocido y lejano a tus conocimientos?

Antes probablemente tardases cuatro citas en descubrir que la otra persona no te interesaba. Ahora, empezando porque casi no hay citas y quedabas a la antigua usanza, de haberlas, probablemente tardes dos. Todo es más rápido: para lo bueno y para lo malo. Para dejar de sentir las famosas mariposas en el estómago y para pasar del interés a la absoluta desidia cada vez que te escribe la otra persona.

Girls.jpg

Se lucha constantemente por ser el más indie, el que más experiencias vive en el extranjero, el que conoce a los grupos más molones o ve la última película del director más desconocido del planeta antes incluso de que este director empiece a rodarla. Jamás admitiremos en nuestro Timeline que hemos llorado con Pretty Woman, pero desarrollaremos un análisis crítico sobre por qué nos ha sobrecogido La Gran Belleza de Sorrentino. No dejaremos que nuestro spotify muestre la lista en la que están la última de Katy Perry y algún éxito desfasado de Camilo Sesto (lo haremos: pero desde el sarcasmo y la ironía), mostraremos aquella en la que están Vampire Weekend y Kanye West. Mostraremos sólo lo que queremos que el mundo vea porque es lo que el mundo ha decidido que debemos mostrar.

Y da la casualidad de que lo que creemos que nos hace diferentes, lo que pensamos que es más guay y más molón, lo único que hace es volvernos idénticos al resto. Somos una gran masa de posturitas que van a festivales de música, comen en sitios delicatessen y van a cines donde no proyectan nada comercial. ¿Y de verdad creemos que somos distintos? Lo que somos es más bien imbéciles. Y por eso acabaremos con nosotros y con nuestras relaciones basadas en el engaño.

He estado en citas que se han convertido en una competición por ver quién sabe más, quién conoce más, quién ha leído más. ¿Me he juntado siempre con idiotas? No lo creo. Lo que he vivido ha sido la adaptación de la máscara de red social a una conversación cara a cara, donde precisamente no busco ser adoctrinada ni ser criticada por determanidos gustos y aficiones, busco aprender de la otra persona y también enseñar, si es posible, sobre aquellas cosas que bajo mi punto de vista merecen la pena. No busco aparentar más de lo estrictamente necesario, no quiero postureos. Porque al final, si llevas ese postureo a la vida real, te vas a quedar sólo con todo tu timeline.

En Trendencias Hombre | Manual de comportamiento y protocolo en redes sociales: cosas que sí, cosas que no

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos