Compartir
Publicidad

Cómo sobrevivir a la (temida) primera cita

Cómo sobrevivir a la (temida) primera cita
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según un estudio de estrés que acabo de sacarme de la manga de la Universidad de Yale, las tres cosas que más ansiedad provocan a los hombres son (ordenadas de mayor a menor): una entrevista de trabajo, un registro policial que implique comprobar el caché de tu ordenador y las primeras citas. Sí, porque en España no tenemos la costumbre de tener citas pero creemos que si por la influencia norteamericana, de modo que la teoría la tenemos más o menos clara pero nos falla la práctica.

¿Qué hacer? ¿Qué no hacer? Y sobre todo, ¿cómo comportarse para sobrevivir a esa primera cita? En Trendencias Hombre te damos los consejos para superar ese momento crucial y no morir en el intento.

Regla 1: Se tú mismo

memyself.jpg

Parece fácil. De hecho, este consejo podría estar sacado de cualquier manual de autoayuda, libro de Paulo Coelho o tweet de un cantante famoso mononeuronal, lo admito. Es algo que puede parecerte básico sin embargo luego no se lleva a cabo. Porque en una cita estás en tensión como las gacelas de los documentales de La 2 y así no hay quien consiga ser uno mismo. En primer lugar, no vas a estar protegido por la pantalla de tu ordenador o de tu teléfono móvil y no podrás consultar dudas e impresionar a la chica buscando información rápidamente para aparentar que tienes muchísima idea de un tema.

No te preocupes, piensa que si esa chica ha accedido a tomar algo contigo es porque ella también está interesada en ti, así que relájate, abre tus chakras y compórtate con naturalidad.

Regla 2: Una conversación es cosa de dos

50firstdays.jpg

La gente cuando está nerviosa por algo tiende a dos extremos: no hablar nada o hablar muchísimo. Ya lo decía Aristóteles: la virtud está en el término medio. No es agradable que la otra persona esté hablando en todo momento como tampoco lo es que tengas que sacarle las palabras con calzador.

Si tu nerviosismo es de los que te provoca un enmudecimiento repentino quizás deberías tomarte un par de chupitos de whiskey antes de salir de casa o hacer muchísimas preguntas para que sea ella la que no deje de hablar. Si tu caso es el segundo, que no dejas de hablar, prueba a ponerte un poco de esparadrapo en los labios alegando que es la última moda hipster y permite que sea ella la que decida cuando ponértelo y quitártelo de nuevo. También puedes relajarte y seguir la regla número 1.

Regla 3: ¿Cine y cena o cena y cine?

500daysofsummer.jpg

La cita clásica por excelencia es la combinación de cine y cena. Es cómodo porque tienes una excusa para quedar ("¿Has visto la última película de X director? ¿Te apetecería ir a verla?") y es una gran forma de romper el hielo.

Ahora bien, ¿qué es lo correcto? ¿primero cena/tomar algo y luego cine? ¿o primero cine y luego cena? Tras años de investigación exhaustiva he llegado a la conclusión de que el combo perfecto es: tomar algo rápido + cine + cena porque la situación se dará así: los dos llegáis nerviosos a la cola del cine, compráis las entradas y las pagáis a medias, queda media hora para la película, se escucha una tos un tanto incómoda y tú propones tomar algo rápido, os pedís un par de cervezas y tenéis una conversación que rompe un poco el hielo, en breves se termina esa angustia ascensoril y entráis a ver la película (hay que elegir una buena película, esto es muy importante), cuando salís podéis comentarla sin parar mientras cenáis algo, después de media hora de hablar de la película ya tendréis confianza suficiente para hablar de cualquier otra cosa. La película ha salvado tu cita. Eres un héroe.

Regla 4: Cine y cena es una idea horrible

Por favor, es el cliché de las citas, ¿qué tienes? ¿15 años? De hecho, creo que "Ir al cine" acaba de ser incluído en el libro de "Las diez citas más random de la historia de las citas".

Regla 5: Si no hay química, no hay química

thebreakup.jpg

Los seres humanos a menudo nos obsesionamos con un montón de cosas: una película, un disco, un sitio para tomar cañas, un libro o muchas veces con una persona. Puede que esa persona haya funcionado bien en un escenario coral, es decir, con más personas alrededor esa chica te ha parecido encantadora, un tanto tímida, pero adorable. Sin embargo cara a cara y a solas resulta que su timidez era más bien "sosez" y has estado cuatro horas en una terraza intentando averiguar cosas en común y nada de nada.

No ha surgido la chispa, la química o como quieras llamarlo. No pasa nada. Hay 7,046 miles de millones de habitantes en la tierra y solamente has quedado con uno de ellos. Con una muy sosa, además. No vayas a la desesperada e intentes que funcione con alguien que no va a funcionar jamás. No pierdas el tiempo.

En Trendencias Hombre | Cristianorronaldismo o el tipo de hombre al que no te quieres parecer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio