Publicidad

Cómo ligar con la vecina sexy del quinto

Cómo ligar con la vecina sexy del quinto
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ligar en una comunidad de vecinos nunca ha sido una tarea fácil: coincidir en horarios con la vecinita sexy a veces es una tarea complicada, pasarte la vida pidiendo sal puede hacerte parecer un mendigo o un desequilibrado y lo peor de todo, esos trasiegos escalera arriba escalera abajo con un montoncito de sal en la palma de la mano despertarán el sentido arácnido de tu vecina la cotilla que terminará llamando a la policía porque pensará que eres un yonki o que tienes montado un laboratorio de metanfetamina.

Sin embargo, como decían los de Adidas "Impossible is nothing" y si tu amigo al que toda la vida llamasteis "el fanegas" se puso unas deportivas y salió a correr después de ver ese anuncio, ¿acaso tú no vas a poder ligarte a tu vecina? Hoy, en Trendencias Hombre, te contamos qué hacer y qué no hacer.

Pedir sal es de niños de mamá

danblair.jpg

Así es, pedir sal es de persona que se acaba de independizar y no sabe freir un huevo frito, de persona que guarda en el congelador los tuppers de su madre etiquetados por días de la semana. ¿Quién no tiene sal en su casa? ¿Quién es tan cutre de ver que su paquete se está acabando y no compra más? Yo te diré quién: el mismo tipo de persona que rellena con agua los champús y que lame con ansia las tapas de los yogures. No quieres dar esa imagen, por el amor de dios. Nunca subas a pedir sal.

¿Cuál es el sustitutivo de la sal? Las revistas y el correo (solo para conquistar a tu vecina, no eches el correo en el gazpacho). Conviértete en el ladrón de guante blanco de tu edificio, investiga en su buzón y caza algo como una carta del banco o la revista a la que está suscrita. Esto también te servirá para saber a qué tipo de hembra estás a punto de cortejar: si encuentras una orden de alejamiento o la revista "El gato: tu fiel amigo" o "Mujeres desequilabradas: la revista para las chicas como tú", quizás es el momento de buscarte otro oscuro objeto de deseo, ¿no?

Ahora lo único que tienes que hacer es subir a su casa con un look casual y desenfadado y decir: "Perdona, han dejado en mi buzón el nuevo número del National Geographic y creo que te pertenece". Enhorabuena: acabas de establecer el primer contacto, podrás ver si hay chispa.

Dios bendiga las redes sociales

thesocialnetwork.jpg

Todos somos un poco stalkers aunque no queramos reconocerlo, yo por ejemplo, jamás lo he reconocido ante un tribunal, porque me parecía vulgar y había demasiada prensa grabando, pero todos lo somos. Y aunque tengas a tu vecina veinte metros más arriba y en el mundo normal lo lógico es preguntar cosas, ahora tienes su nombre completo gracias su buzón y, si estás leyendo esto, imagino que también tienes ese maravilloso invento llamado Internet. Teclea su nombre.

Seguramente des con su Facebook, su Twitter o quién sabe, con su blog, su myspace o su perfil en eDarling. Prepárate una taza de té y ponte a investigar. Yo cuando estoy en mitad de este proceso suelo colgar muchas fotografías en la pared como hacen en las películas americanas y comienzo a unirlas con chinchetas y goma elástica sin ningún tipo de orden ni sentido. Con un poco de suerte podrás descubrir algunas cositas sobre ella como por ejemplo qué música escucha, qué peticiones de Change.org ha firmado o cuál es su película preferida. Lo de la música es lo mejor porque puedes ponerla a decibelios insoportables en tu casa hasta que ella misma baje a ver qué sucede. Si la música que le gusta es Adele seguramente crea que estás pasando por una horrible ruptura.

Ahora que sabes sus gustos y aficiones pasamos al siguiente punto.

El ascensor: divino tesoro

Days_of_Summer_002.jpg

El siguiente encuentro se producirá en el ascensor. Si tu edificio no tiene ascensor lo primero que debes hacer es convocar una reunión de vecinos y proponer que pongan un ascensor en el edificio, después de muchas reticencias conseguirás tu propósito amparándote en que la pobre señora Eugenia, del tercero, casi no puede subir las escaleras, una vez recaudado el dinero comenzará la obra y pasados tres años tendrás ascensor donde propiciar el encuentro. Ella ya estará con otro hombre y tendrá un bebé y tú te habrás puesto algo gordo por la cantidad de comida que te ha bajado la señora Eugenia como agradecimiento durante todos estos años. La vida a veces es cruel.

A lo que iba: el ascensor. Si tienes ascensor solamente tendrás que estar un día, dos a lo sumo, pegado a la mirilla para coincidir con ella. En el ascensor no hables del tiempo: en invierno es normal que haga frío y en verano es normal que haga calor y tú no eres una señora de sesenta y cuatro años. Saca tus mejores armas de oratoria y seducción y comenta (basándote en los gustos previamente investigados) algún tema que pueda ser de su interés de forma natural, a continuación un ejemplo:

Chico: Perdona si ayer hice mucho ruido, estaba escuchando lo nuevo de Phoenix (grupo al que ella dio a "Me gusta") mientras cocinaba. Chica: Anda, ¿qué cocinabas? Chico: Nada especial, un solomillo con salsa roquefort (una vez viste que en su bolsa de la compra estaba este queso) Chica: ¡Me encanta el roquefort! Chico: ¡A mi también! Conozco un restaurante que preparan una pasta al roquefort cerca de aquí, ¿te apetece que vayamos algún día?

La tienes en el bote. Bienvenido al maravilloso mundo del amor. Y recuerda:

Ligar con tu vecina es como ligar con alguien del trabajo

Si sale mal, si haces el ridículo, si ella te rechaza o si después de acostarte con ella resulta que no estabas tan interesado es probable que la tengas que ver muy a menudo. Intenta que termine de una forma cordial o, si ha salido mal, llévalo con elegancia: hasta al mismísimo Casanova le rechazaron alguna vez. Si ves que esta situación puede contigo, lo mejor es que antes de dar siquiera el primer paso entres en Idealista y mires algún estudio alejado cien metros a la redonda de tu comunidad, por si las moscas.

En Trendencias Hombre | Cinco cualidades de cinco hombres que debes adoptar para triunfar con las mujeres En Trendencias Hombre | ¿Ligar sin moverte de casa? ¡Ya es posible! Te presento las dos plataformas para lanzarte a la piscina

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios