Compartir
Publicidad
Publicidad

Zapatos Oxford, el clasicismo inglés crea tendencia

Zapatos Oxford, el clasicismo inglés crea tendencia
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay un zapato clásico por excelencia, ese es el Oxford. Un modelo que ha sido exportado desde Inglaterra y que hoy en día continúa vendiéndose por todo el mundo como una auténtica pieza de artesanía. Tanto es así que ha llegado a convertirse en auténtico embajador de firmas tan exclusivas como la inglesa Crockett and Jones , una firma con más de 125 años de historia y tradición en este tipo de calzado.

Dentro del zapato Oxford encontramos algunas variantes. En este post hablaremos concretamente del modelo Full Brogue, un termino anglosajón utilizado para identificar las características propias del aspecto que adquiere este acabado. En España lo asociamos más con términos como troquelado, perforado o picado, ya que su aspecto adornado y ornamentado con puntos y dibujos trabajados sobre la propia piel son sus principales señas de identidad.

Aunque lo habitual es encontrarlos todos los años, esta temporada el Oxford picados se postula como un auténtico must have que muchas firmas han querido incluir en sus colecciones. Y es que lo clásico muchas veces gana a la monotonía de lo tradicional, conviertiéndose en una de las principales tendencias que veremos este próximo otoño-invierno. Conozcámos algo más sobre este interesante zapato.

Un poco de historia sobre el Oxford Full Brogue

Se dice que los padres de este tipo de calzado fueron los campesinos irlandeses, quienes para facilitar el secado del interior de sus zapatos hacían unas pequeñas hendiduras a modo de perforaciones en la puntera de los mismos, con lo que impedían que el agua llegase a empapar la parte delantera de los mismos.

Más adelante serían los guardabosques ingleses los que utilizarían este tipo de calzado como parte de su uniforme. Con el paso del tiempo su uso se extendería a los círculos de la nobleza que lo usaban en sus cacerías por el campo, ya que se trataba de un tipo de zapato con una piel gruesa y una suela fuerte que los protegía de la humedad y el mal tiempo.

Décadas más tarde la confección del zapato Oxford comenzó a perfeccionarse. Las pieles que se utilizaban en su fabricación no eran tan gruesas como años atrás, el dibujo y la ornamentación de la puntera era más trabajado y el zapato comenzaba a respirar unos aires más elegantes. Así es como surgía el acabado full-brogue, con una puntera más decorada.

Sin embargo, su fama mundial les llegó en la década de los años 30, cuando Eduado VIII, Príncipe de Gales, considerado por muchos puristas de moda clásica como uno de los hombres más elegantes de Europa, sorprendió a la alta sociedad acudiendo a jugar al golf con zapatos full-brogue. Este tipo de calzado le gustaba tanto que decidió vestir una versión más elegante del mismo durante los acontecimientos sociales. A raíz de ese momento, muchos hombres comenzaron a utilizar este zapato troquelado con traje y corbata para acudir a sus lugares de trabajo.

Hoy en día en Inglaterra y en otros muchos países es considerado como un auténtico símbolo de estilo y elegancia clásica.

Variantes del modelo Oxford

Existen tres variantes dentro del zapato Oxford, desde la más sencilla (plain) hasta la más trabajada y depurada (full brogue):

La ilustración superior muestra cómo han evolucionado las distintas punteras del zapato Oxford. La primera de ellas (de arriba hacia abajo) es la variante más sencilla, denominada plain, que podemos encontrar en muchos modelos de vestir, se trata de un zapato con un único cosido en la puntera y sin ninguna perforación.

El segundo es el semi brogue, que retoma la media puntera cosida del plain, aunque esta es más recta, y el último de ellos es nuestro modelo de temporada, el full brogue, con la puntera y los laterales troquelados y la puntera delicadamente decorada con un dibujo.

Propuestas para este Otoño-invierno

Muchas firmas han contado con este modelo para la nueva temporada, algunas como Paul Smith lo versionan con un aspecto vintage pero igualmente elegante, detalles como la puntera envejecida o el trabajo troquelado a lo largo del zapato demuestran que el diseñador londinense también sabe hacer excelentes zapatos.

Churchs opta por una horma clásica y suela de goma, un Oxford preparado para inviernos fríos y lluviosos.

La firma italiana Prada apuesta por un modelo algo más “bruto”, en el que destaca su gran suela de goma y su lengüeta negra a contraste.

Salvatore Ferragamo, siempre impecable, dispone de varios modelos full-brogue, aunque personalmente me quedo con este precioso modelo de suela de goma y piel en color caramelo

Foto | Paul Smith, Barneys
Vía | Cueronet

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio