Zac Efron hace tambalear el buen gusto vistiendo

Zac Efron hace tambalear el buen gusto vistiendo
24 comentarios


Que queréis que os diga, en esta vida todo tiene un límite y a mi, de bien pequeño, me enseñaron que mezclar la gimnasia con la magnesia no es bueno (o churras con merinas, que cada uno lo adapte a su jerga). Más que nada porque hay que saber diferenciar entre el buen gusto a la hora de vestir y que porque alguien sea famoso, debamos acatar sus normas estilísticas y pensar que, puesto que es un icono de referencia, sus maneras y formas de vestir están bajo supervisión técnica y por ello son las correctas. Mentira y gorda.

Dicho de otra forma: todos los que pensáis que los estilistas de Zac Efron, por ser Zac Efron, son tíos válidos, estáis bastante equivocados. Y eso es lo que veo que está pasando de aquí a un tiempo, que se está convirtiendo como el caballo de Atila: todo lo que toca, lo destruye, y lo digo casi literalmente, porque según las estadísticas desarrolladas por las cámaras de comercios, existe una tendencia bastante generalizada en que, a raíz de que un personaje conocido le de por un estilo en concreto, las prendas que utiliza para vestirse desaparezcan antes de las tiendas. Y todo esto a raíz (más que nada) de su última aparición en la GQ Magazine.

Zac Efron2

Hace aproximadamente una semana, Zac Efron salió como portada para la famosa revista GQ Magazine, posando con diferentes prendas de ropa, con un gusto bastante ecléctico y, a mi gusta, nada acertado, más que nada porque a pesar de que dijesen que era una época de transición entre la adolescencia y la madurez, yo lo que veo es una personalidad indefinida a la hora de vestir y un vapuleo increíble por parte de las marcas de ropa concoida, para que el muchacho lleve sus prendas y, de esta forma, asocien a la marca con el personaje y… ¿no sigo, verdad? Vamos, que la marca se embolsa auténticas millonadas y lo peor es que la gente piensa que el chaval sabe vestir y le imitan.

Y ese es el peligro que tiene el mercado de la moda y más si se trata de marcas (no voy a dar nombres pues se tratan de impresiones mías) cuyo público es más amplio y lo único que pretenden es captar a un mayor número de gente antes que hacerse con un público concreto y seguro. Por ejemplo es el caso de marcas como Fred Perry, Libertine, Belstaff... que poseen un público bastante exigente y que, gracias a Dios, no gusta a todo el mundo. Eso quizás sea lo bonito de la moda, la exclusividad y dentro de ella, la variedad. Si fuésemos todos vestidos iguales, ¿de que comeríamos nosotros los de Mensencia?

Zac Efron3

Por eso muchas marcas, ya no solo a raíz del caso de Zac Efron (que ha sido el detonante para muchas), se han quejado de manera personal, mediante discursos indirectos (en la semana de la moda de Paris varios hicieron alusión a ello), de como las marcas se dejan vender por lo comercial y lo que, hablando en plata da pelas, en vez de preocuparse por innovar y hacer que el mundo e la moda permanezca vivo y sobre todo se renueve día a día. Así que, desde aquí, por favor, a seguir a las ovejas, los perros pastores, que creo que todos tenemos la suficiente personalidad e imaginación como para poder elegir y diseñar nuestro propio estilo vistiendo.

En Mensencia | Consumiendo moda los 365 días del año
En Mensencia | La moda no es sólo lujo. Propuestas para tener un estilo accesible
En Mensencia | La mejor marca es la que se oculta

En Poprosa | Zac Efron muy raro en la revista GQ

Temas
Comentarios cerrados
Inicio