Compartir
Publicidad
Publicidad

Trucos para el mal aliento

Trucos para el mal aliento
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando tener mal aliento no depende de lo que hayamos comido ese mismo día sino que se trata de un estado normal de nuestra boca, entonces tenemos un serio problema.

Puede que a nosotros personalmente no nos moleste porque ya estemos acostumbrados a ello, pero socialmente es un estigma importante que puede provocar rechazo. Y es que los humanos, aquí donde nos vemos, somos muy sensibles a todo lo que tenga que ver con el olfato.

Aunque si el problema persiste en el tiempo deberíamos acudir a un especialista (por si se trata de un problema de estómago o en la dentadura), existen una serie de trucos para que combatamos ese mal aliento crónico.

Ya que en la boca se origina el problema, empecemos por la boca para combatirlo. Mascar cierto tipo de sustancias puede mitigar esa horripilante pestilencia que se escapa por nuestras fauces. Un clásico entre los clásicos es mascar un grano de café, aunque el regaliz, la menta y los cítricos también funcionan.

menta marfis75

Además, por si acaso el problema naciera más abajo, en nuestro estómago, tomar infusiones de hierbas digestivas como la misma menta o la manzanilla después de comer suele ser también bastante útil. Del mismo modo, el té de hierba buena servirá a nuestro propósito, dado que refresca la boca.

Beber mucha agua nos ayudará a evitar la sequedad de la boca, que al fin y al cabo puede ser otra causa que anime a la halitosis. Por supuesto, al lavarnos los dientes tendremos que darle también a la lengua. Los enjuagues bucales también suelen ser bastante eficaces, aunque hay marcas y marcas, depende de cada uno. La saliva tiene propiedades bactericidas, así que evitar el modo Bocasecaman será de utilidad.

Si te animas, siempre puedes tirar de enjuagues bucales caseros. Nuestros compañeros de Arrebatadora nos recomendaron una infusión a base de té de roca (una bolsita), un poco de anís verde, media cucharada de menta y una pizca de perejil fresco muy triturado.

En 400 cc de agua hirviendo, añade la mezcla y déjala resposar mínimo media hora. Cuélala y toma una taza fría después del desayuno y de la comida, procurando mantener la infusión el mayor tiempo posible en la boca, haciendo gárgaras si tienes tiempo.

Una forma original, casera y natural de utilizar las hierbas digestivas de las que os hablábamos al principio. ¿Os atrevéis?

Imágenes | Gagilas, Marfis75,
En Mensencia | Combate el mal aliento
En Arrebatadora | Infusión contra el mal aliento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos