Compartir
Publicidad

Roncar, cómo evitarlo

Roncar, cómo evitarlo
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A todos nos gusta dormir en cálida paz, en lo posible, sólo escuchando a lo lejos el ruido de la ciudad en la que vivimos, o los pajaritos cantando por la mañana, podemos soportar el coche que pasa, la silla del vecino de arriba, a todo eso estamos acostumbrados.

Un ruido muy molesto, repetitivo y que puede desesperarnos son los ronquidos. Roncar no es sólo un problema habitual, le quita el sueño a otros y es un aviso de que algo no va bien, además son un riesgo para la salud y nos recuerdan que es momento de tomar medidas.

Se produce por la obstrucción al libre flujo del aire a través de los pasajes existentes en la parte trasera de la boca y nariz. Las vibraciones que esto produce no dejan descansar a los demás o a nosotros mismos. Descansar incorrectamente nos perjudica, algunas veces esto se debe a malos hábitos que pueden ser mejorados y que corrigiéndolos nos ayudarán a conseguir dormir como se debe.

Recomendaciones al roncar

  • Bajar de peso, las personas con sobrepeso tienden a hacerlo en mayor medida que los demás, por lo que deshacernos de algunos kilos nos ayudará a respirar mejor y con más facilidad.
  • Dieta sana, comer sólo lo necesario y en cantidades ligeras que no impidan una correcta digestión, ya que no hacerlo intensifica los ronquitos, el cuerpo está más pesado por la cantidad de comida y no nos relajarnos lo suficiente.
  • Dormir de lado, si dormimos boca arriba el conducto por el que pasa el aire se reduce, provocando que los ronquidos aparezcan. Si durante la noche terminas durmiendo así, ingéniatelas para que tu cuerpo no termine en esa postura. Por ejemplo, coloca una almohada detrás de la espalda.
  • Dejar de fumar, sí, obviamente este consejo iba a llegar. Y es que fumando dañas severamente tus pulmones. El tabaco congestiona la garganta y hace que se hinche produciendo ronquidos más fuertes.
  • Nada de alcohol antes de dormir, beber algún licor o algún whisky pueden perjudicar en especial. El alcohol actúa relajando los músculos de la garganta, evitando que el cuerpo se oxigene y provocando los molestos ronquidos.

Si aún así nuestro problema persiste debemos ir al especialista para un chequeo a fondo, ya que unas amígdalas muy grandes, un desvió en el tabique u otro puede ser el causante. El mejor remedio para tratarlo se consigue mediante el diagnóstico por lo que las recetas caseras o productos milagro pueden ocultar la verdadera raíz del problema.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio