Refuerza tu fuerza de voluntad

Refuerza tu fuerza de voluntad
8 comentarios

La fuerza de voluntad no es una característica innata de la persona, un don del cielo que algunos tienen y otros, pobres mortales, tenemos que lamentarnos por su ausencia.

No, la fuerza de voluntad puede entrenarse. Es una cuestión de convicción, persuadirse uno mismo de su capacidad para conseguir los logros que desea. Bajar peso, ir bien preparado a las oposiciones, sacarse la carrera año por año… No hay objetivo inalcanzable, solo mala planificación. Ejercitar tu fuerza de voluntad está en ti.

No nos engañemos. Como todo en el campo de la mente, es relativo. Existen guías y pistas, pero este es un viaje que tienes que hacer solo. Puedes contratar un entrenador personal que te grite que quiere más sudor durante media hora al día pero luego, al regresar a casa, estás tú frente al frigorífico. Los apoyos externos pueden ser útiles, pero totalmente ineficaces si nosotros no somos nuestro primer pilar. He aquí algunos trucos que pueden hacer más sencillo el proceso.

estudiar fuerza de voluntad

  • Establece un objetivo. Realista. Tiempo, frecuencia y cantidad serán algunas de las magnitudes que deberán aparecer en la formulación de lo que deseas conseguir. Mientras que “bajar peso” es algo ambiguo, reducir cinco kilos en mes y medio es concreto y permite fijar un punto de inicio y un final, una meta real.
  • Comprométete con él. Para algunas personas anotarlo en un papel es una manera de reflexionar sobre el objetivo y tenerlo a mano para recordarlo cuando flaqueen las fuerzas. Encuentra tu manera, pero busca la forma de sentir que esa meta te pertenece incluso desde antes de lograrla.
  • Saluda a tu nuevo dios. Siente tu meta como tu nueva religión. Cree en ella, sin fisuras. Una crisis de fe a mitad de camino puede dar al traste con el esfuerzo de meses, así que no están permitidas. Igual que a los caballos les ponen unas orejeras para que se centren en el camino y no se distraigan, a ti también. Enhorabuena, eres un caballo. Vista al frente, y a trotar.
  • Establece un plan. La planificación y la estrategia son la clave para el éxito en cualquier campo de la vida. Fija tu plan, acciones concretas para hacer día a día en la búsqueda de tu objetivo. Un calendario puede ser un gran aliado en este punto.
  • voluntad xurde

  • ¿Objetivos largos? ¡Fragmenta, fragmenta, fragmenta! Puede ser devastador tener un objetivo claro como el agua pero que pasa el tiempo y sigues viéndolo lejano. Entonces es cuando vienen las dudas, ¿y qué hemos visto en el párrafo anterior? ¡Que no se permiten dudas, soldado! Divide tu superobjetivo en objetivos menores de fácil alcance, tipo estudiarme tres temas esta semana, bajar kilo y medio de aquí al martes, o terminar dos capítulos antes de acostarme. Si consigues estas pequeñeces, te sentirás más animado para continuar. El objetivo a largo plazo se difumina y, antes de que te des cuenta, estás allí.
  • Check point. En relación con el anterior, establece puntos de revisión a lo largo de tu ruta. Sobre todo con metas largas. Estos puntos de revisión te servirán para ver tus progresos y serán un pequeño chute de adrenalina cuando veas que vas mejorando. Si por el contrario ves que no avanzas, siempre podrás replantear tu estrategia.
  • No puedo hacerlo, en serio, no valgo para esto. ¡Mal, soldado! La negación es el primer paso para la derrota. Convierte tus frases negativas en positivas, siempre. Olvídate del “no”, el “no” es para los cobardes y para los que quieren rendirse. Nosotros queremos ganar. Somos ganadores. El “no” no existe. Cada vez que dices “no”, tu estado de ánimo baja porque de verdad acabas creyendo que no puedes. Del mismo modo, cada vez que dices “sí”, aunque no estés muy convencido, te lo acabas creyendo. El cerebro es así, a mí no me mires.
  • Ya he caído una vez. ¡No te preocupes! Recuerda siempre que errar es humano, que incluso en los partidos de fútbol te permiten un par de faltas antes de la expulsión. No te recrees en tu debilidad, pero tampoco te fustigues. Levanta y sigue. Si alguien puede hacerlo, eres tú.

    • Estas son algunas de las pistas que pueden ayudarte, sobre todo ahora que el verano está a la vuelta de la esquina y muchos empezamos con las dietas. Personalmente, me ayudo también con miles de post-it pegados por toda la casa que me recuerdan la dirección a seguir. Sólo por si acaso.

      Imágenes | Salim Virji, LordFerguson, Xurde

Temas
Comentarios cerrados
Inicio