Compartir
Publicidad
Publicidad

No pierdas el estilo en las comidas de Navidad

No pierdas el estilo en las comidas de Navidad
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya estamos en diciembre y en menos que lo pensamos, llega la comida o cena de navidad de nuestra empresa. Lo que se supone que es un momento lúdico para compartir con los compañeros y disfrutar, a veces se puede convertir en una auténtica pesadilla. Hoy os damos las pautas para que seas la estrella de la cena de Navidad.

Lo primero que debes tener claro es que el jefe no es tu amigo. Aunque sea un ambiente distendido y divertido, propicio a las bromas y el cachondeo, debes guardar siempre las distancias y tener siempre en cuenta que le debes un respeto y que al día siguiente él seguirá siendo el jefe y tu el empleado.

Brindis

Los brindis se suceden, ya no sabes cuántas copas llevas… Controla lo que bebes, un poco de alcohol te hará estar más relajado, pero si te pasas harás el ridículo y al día siguiente tienes que volver a trabajar. Deja los momentos de copas locas para cuando salgas con tus amigos.

Intenta hablar con tus compañeros sobre qué os vais a poner. No es cuestión de pensar el modelito, sino de tener un dress code. Me explico, no es lo mismo ir a cenar al Mesón Pepe que ir a cenar a un hotel de Cinco Estrellas y acabar la noche en la discoteca de moda, que sin corbata no te dejan pasar.

Se amable e intenta hablar con todo el mundo. Aprovecha para conocer un poco más a la gente con la que nunca coincides o con la qe tienes menos trato. Seguro que te llevas grandes sorpresas.

En las cenas de empresa hay que ser discreto: hay que ver, oir y callar. Hay que ser comprensivo y dejar los desfases de la noche en el olvido, no hay nada peor que ir con los chismes y cotilleos. Piensa que podrías haber sido tu y cómo te gustaría que actuaran.

Hacer el tonto

La comunicación no verbal es fundamental, así que vigila que tus gestos o tus expresiones no te delate tu aburrimiento, lo malo que es el chiste que te acaban de contar o el vertiginoso escote de tu compañera.

Da siempre las gracias antes de marcharte, bien porque te han invitado a la cena o bien porque la han organizado, y lleva su esfuerzo y trabajo preparar este tipo de eventos aunque te haya resultado peor que una tortura medieval. Se positivo, una vez al año no hace daño.

Fotos | juanpol | Chaqueta de pollo | Ego2005 En Mensencia | Cuidado con los atracones navideños En Directo al Paladar | ¿Has reservado mesa para las comidas de Navidad?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos