Publicidad

La importancia relativa de la belleza

La importancia relativa de la belleza
27 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tendemos a creer que la belleza todo lo puede, que un mejor aspecto físico nos abre las puertas del cielo, del trabajo, del amor. Sin embargo, ¿hasta qué punto es eso cierto?

La belleza, a pesar de ser un concepto abstracto, ha sido uno de los tópicos más estudiados por el hombre desde la antigüedad. Empezando por las proporciones clásicas de griegos y romanos – recordemos las estatuas que tenían que tener siete veces el tamaño de la cabeza – y terminando por el reciente índice de masa corporal, una idea nos queda clara: belleza es proporción.

ronaldinho

Para rizar el rizo, diremos que belleza es también simetría. Al ojo humano, un rostro bello es aquel cuyas dos mitades son lo más simétricas posibles. Anclado en nuestro cerebro animal queda la convicción de que la simetría significa que el sujeto ha crecido sin problemas de salud y que no presenta grandes anomalías congénitas.

Así, desde tiempos inmemoriales la belleza se ha asociado con lo bueno, el bien, mientras que lo peor del ser humano iba de la mano con la fealdad.

Aunque los cánones han ido cambiando con el tiempo, estas ideas han permanecido ancladas en el imaginario occidental, llegando a veces a rozar lo absurdo. Pero, ¿existe belleza sin simetría? ¿Existe belleza sin proporción? ¿Sin armonía?

dev patel

Una de las mejores cosas de ser un humano y no un pavo real es que a la hora de relacionarnos con los demás tenemos muchos más recursos que mostrar nuestros colores. La historia está llena de ejemplos de gente poco agraciada que, sin embargo, consiguió altos puestos en la sociedad de su tiempo gracias al ejercicio de sus cualidades.

Personajes del calibre de Marilyn Manson han tenido entre sus brazos a mujeres como la megadeseada Dita Von Teese o la embrujada Rose McGowan. Y ya me diréis, que por mucho dinero que tenga este hombre le hace falta algo más para sostener relaciones tan largas. Escudarse en que estos ejemplos poseen poder, dinero o fama no deja de ser engañoso.

marilyn manson

Ya fuera retórica, lírica, dramática, económica o interpretativa, las artes y las ciencias sirvieron de trampolín a hombres notables que, de otro modo, habrían pasado desapercibidos al gran juez de la historia. Ese es el caso de muchos de los artistas famosos que ilustran esta entrada. Por su propia belleza física no merecerían gran cosa, pero su valor en otros campos los hace brillar por sí mismos.

hugh laurie
Los cantantes y los actores suelen ser un buen ejemplo, porque a Mick Jagger no hay por donde cogerlo, y el genial Hugh Laurie perdería el setenta por ciento de su atractivo al salir de la piel del inefable doctor House.

A la hora de hablar de seducción uno de los principales factores es el carisma. En estos casos, la belleza física supone un empujón inicial, que a veces puede ser decisivo pero que, por regla general, sólo representa una ventaja. Está en manos del pelotón de cola hacer que ese factor quede eclipsado.

Estar al día de lo que ocurre en el mundo será una buena manera de tener en nuestro poder un montón de posibles temas de conversación, así como preguntar cuando algo no se sabe – en realidad, esto puede ser encantador o, cuando menos, muy divertido. No hay que olvidar que un diálogo es cosa de mínimo dos personas, así que ser conciso y dejar espacio a nuestro interlocutor para responder es básico.

mick jagger

En un blog donde hablamos de estilo, de cómo arreglarnos para estar más guapos, de la mejor manera de depilarnos o ponernos una rebeca, nunca está de más recordar que todos estos detalles son accesorios de la carrocería.

Es el motor lo que mueve el coche. Aunque pasarle un agua de vez en cuando nunca viene mal.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir