Compartir
Publicidad
Hombres, mujeres y verano: guía para evitar las discusiones de siempre
Cajón de sastre

Hombres, mujeres y verano: guía para evitar las discusiones de siempre

Publicidad
Publicidad

Después del verano es la época del año cuando más divorcios se producen. Y es que en vacaciones no paramos de discutir. Será el calor sofocante, que nos agobia hasta el extremo o será que pasar más tiempo con nuestra pareja nos hace ver que él o ella es insoportable (y nosotros también, para qué negarlo). Pero estamos de vacaciones, así que pon un poco de relax en tu vida y evita las discusiones más típicas. Si ya has discutido mil y una veces por esto, no hay necesidad de volver a hacerlo una vez más.

Haciendo un repaso de las cosas que más fricciones suelen desatar en la pareja durante el verano, se me ocurren las siguientes:

  • Playa o montaña. Todo comienza con la elección del lugar de vacaciones. Uno quiere una cosa y otro justo la contraria. La solución: o unas vacaciones dobles, que tal y como está la economía es impensable, o ir a un sitio donde haya un poco de todo: Asturias, Cantabria, y País Vasco. Además se come bien y se duerme mejor (una que barre para casa, qué le voy a hacer).
  • La crema solar. Haz un cursillo para aplicar la crema uniformemente por toda la espalda de tu pareja. Si además lo haces con un buen masaje tendrás el cielo ganado. Que levante la mano quien no ha tenido la espalda roja a cachos porque su partenaire no ha puesto suficiente atención en la aplicación. Como lo del sunburnt art pero sin querer. Y claro, discusión asegurada.
  • El móvil. En verano hay que desconectar. No es normal que en el mes de vacaciones estés recibiendo llamadas del jefe durante la comida, o que estés consultando los whatsapp, actualizando Twitter o mirando el Facebook. No verás nada interesante, no hay ninguna noticia, todo el mundo está de vacaciones y lo único que verás son fotos de pies en la arena o de piernas y piñas coladas junto a la piscina intentando demostrar que sus vacaciones molan más que las tuyas. Deja el móvil.
  • 11684068595 66d699651f H
  • El capazo de playa. Debe de ser una gozada ir ligero a la playa como los hombres, con una sola toalla al hombro, mientras tu mujer lleva la crema solar, el agua fresca, algo de picoteo, tu cartera, tu móvil, la ropa de recambio de los niños, y el llavero del apartamento de metacrilato que pesa 7 quintales, sólo porque su capazo de playa es enorme. Otras veces es el hombre el que carga con todo: la sombrilla, la nevera, la silla plegable, la colchoneta hinchable, el paravientos, etc. como si se acabara de fugar de casa. Y empezar la mañana como un mulo de carga a todos nos hace estar de malas pulgas, la verdad.
  • El mosquito.
    - ¿Por qué enciendes la luz?
    - He oído un mosquito. Tengo que matarlo.
    - ¿Puedes dejar de saltar de cama en cama?, son las dos de la mañana.
    - Claro, como a ti no te pican. Además en esta zona he oído que hay mosquitos Tigre.

    Cuántas discusiones evitaría un buen repelente de mosquitos.
  • La pretemporada. Hay bastante fútbol a lo largo de todo el año, no hay ninguna necesidad vital de que en pleno mes de agosto busques dónde dan el Real Madrid - Valerenga. Tampoco hay que seguir la información de los fichajes al minuto, total, hasta que consigues saber el destino definitivo de De Gea, los informativos y periódicos especulan con 15 sitios diferentes hasta que se sepa su destino final.

Por supuesto, seguro que a vosotros se os ocurren también un montón de cosas que os sacan de quicio del verano y las mujeres. Toda aportación que nos comentéis en el post es bienvenida, todo sea por tener la fiesta en paz.

Fotos | iStock, Flickr @Michael Coghlan

En Trendencias Hombre | Salir de compras ya no es sólo cosa de mujeres

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio