Compartir
Publicidad
Publicidad

El zapaterito prodigioso

El zapaterito prodigioso
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se habla de ellos como de una profesión a punto de desaparecer (qué os apostáis a que con la crisis cambian las tornas para los olvidados oficios tradicionales), pero lo cierto es que son fundamentales si aspiramos a mantener en buen estado nuestros zapatos. Y es que sí, no todo lo roto tiene que tirarse, a veces el zapatero puede devolver a la vida nuestro par favorito.

En general esto depende del tipo de zapatos que solamos comprar. Si vamos a zapaterías baratas donde por diez euros ya vamos calzados es poco probable que estemos dispuestos a gastarnos casi lo mismo en reponer la suela. Sin embargo, si preferimos tener menos cantidad pero zapatos de mejor calidad, la visita al zapatero se hace imprescindible.

Con un zapato de plástico tipo los que vende Blanco, poco más podrá hacer un zapatero que ponerle una suela nueva y sacarle brillo. Sin embargo, descubrimos todo un mundo de posibilidades cuando se trata de zapatos de cuero o de tela.

zapatero flickr 1
A veces pasa que dejas de utilizar un par de zapatos porque han pasado de moda, pero que aún siguen en buen estado. Con el tiempo vuelven, no exactamente iguales pero sí parecido, y ahí es donde entra la figura estelar de este post.

Es cierto que no todos, pero un buen zapatero que conozca su oficio podrá renovar un viejo par pasado de moda, añadiendo o quitando tela, motivos o borlas, por ejemplo. También podrá resucitar bolsos y maletines viejos gracias a su conocimiento del material, porque tampoco se trata de crear un objetco completamente nuevo sino de devolver a la vida uno viejo por cuatro perras.

Lo difícil será encontrar un zapatero que aún sepa hacer este tipo de cosas, sobre todo en las ciudades pequeñas donde la oferta es siempre menor, pero no hay que perder la esperanza. Más vale preguntar y tener la oportunidad de disfrutar de algunos de nuestros complementos favoritos un poco más que dejarlos morir en el armario. Yo ya tengo un par de sandalias (de las bonitas, no chanclas) esperando que las acerque a mi zapatero para que haga un apaño con dos tiras de otro color que quiero añadir. Y vosotros, ¿también vais a recuperar reliquias?

Imagen | CGAphoto, Mikel450

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos