Compartir
Publicidad
Publicidad

El origen de la halitosis cuando la alimentación no causa el mal aliento

El origen de la halitosis cuando la alimentación no causa el mal aliento
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer estuve en la sala de espera de mi dentista un buen rato y cayó en mis manos información sobre la halitosis, a.k.a. el mal aliento. Mosky y Dani M ya nos hablaron sobre este tema y nos dieron varias soluciones para las relacionadas con la alimentación. Hoy voy a hablaros de otras causas.

Porque por mucho que mantengamos la boca limpia con el cepillo de dientes o el enjuague, hay orígenes de mal aliento que no van a desaparecer así como así: mejor atacamos el problema que enmascararlo. ¿Cuánto hace que no visitas a tu dentista?. Prohibido salir corriendo o mirar a lo lejos disimulando.

El especialista en dientes al que tanto odiamos (el mío es tan divertido que el pánico al dentista se me pasó hace años) es el que te dirá si una caries es el origen: hay alguna que se esconde muy bien. También verificará que tu halitosis no provenga de gingivitis o periodontitis.

Una higiene dental completa sólo la puede realizar un especialista: son los únicos que van a quitarte la placa dental. Una acumulación de esa placa puede provocar, entre otros problemas, mal aliento. Puede estar escondida bajo las encías y pasar desapercibida.

Entre las causas menos conocidas y que más me sorprendieron está el dichoso estrés (¿hay algo que no sea ya causa del estrés hoy día?). Si estás tomando alguna medicación, puede que sea también el problema. Para cerrar el círculo médico, algunas enfermedades como la diabetes, enfermedades hepáticas y pulmonares pueden ser la respuesta a tu mal aliento.

El dentista no muerde

El mensaje que quiero enviaros es que agarréis el toro por los cuernos y que os vayáis al dentista: una revisión no duele y por lo menos estarás informado si tienes un problema dental. Si necesitas un periodo de meditación, ponte definitivamente a ello: cuanto antes, mejor.

En el fondo es muy fácil de detectar el mal aliento: sólo hay que preguntar a familiares y amigos con los que tengamos más confianza. Si sabes de alguien cercano a ti que le pasa, díselo con tacto y diplomacia: le harás un favor.

Y si eres tú quien recibe esta crítica, no te ofendas ni te enfades: tu amigo ha sido muy leal al decírtelo. ¿O prefieres ir por la vida sin saberlo, la gente evitando estar demasiado cerca de tí o ser rechazado en un trabajo sin acabar de enterarte porqué?. Dale las gracias.

Foto | “thöR , FotoRita [Allstar maniac]
En Mensencia | Combate el mal aliento, Trucos para el mal aliento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos