Publicidad

Cuando ser tímido es un problema

Cuando ser tímido es un problema
24 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando estás con gente, en una reunión informal o en medio de una fiesta, ¿te sientes incómodo, te sudan las manos o te pones tan nervioso que no eres capaz de hablar con nadie? Tranquilo, sólo eres tímido y eso tiene solución.

Para empezar, si ser tímido afecta a tu autoestima o te hace sentir un poco raro que sepas que para muchas mujeres es parte de tu atractivo. Los tímidos despiertan en ellas sentimientos de amistad y de acercamiento. Y eso no lo utilicéis como arma de seducción los demás porque no somos tontas.

Relacionarse sin nervios ni ansiedad con otras personas, especialmente con desconocidos o del sexo opuesto, es muy fácil para algunos y una pesadilla para otros. La buena noticia es que todo se aprende, sólo hay que ponerse a ello y ejercitar ciertas conductas.

Para empezar, lo mejor que puedes hacer es admitirlo: “Hola, me llamo Mensencio Fulanito y soy tímido”. Ahí no sólo te vas a liberar de un montón de nudos en el estómago y en la garganta sino que ya te has ganado la simpatía de la otra persona (aunque si resulta que te mira con cara rara es que tampoco es alguien interesante a conocer: mejor olvídate de ella y te presentas de nuevo a otra).

Puestos a hablar del tema, nada mejor para la autoconfianza que hablarlo con personas que pasan lo mismo que tú. Seguro que tienes amigos o familiares que son tímidos o tímidas: háblales de tu timidez. Te reconfortará, te dará confianza y te explicarán sus trucos.

El tímido

Lo de ponerse rojo como un tomate (especialmente frente a esa chica que te gusta tanto y que tanto te ha costado decidirte ir a saludarla) es algo pasajero. En serio, al cabo de un rato se pasa. Una vez en el colegio acudió un psicólogo a clase. Hizo sentar al frente de la clase a un chico hiper-mega-tímido. Cuando parecía que le iba a explotar la cara, empezó a calmarse sin más y acabó desapareciendo la rojez y gran parte de los nervios.

Este ejemplo es perfecto para explicarte que, si eres un poco paciente y aguantas el chaparrón, tu organismo se va a calmar solito. Es duro porque lo que quieres es echar a correr pero ejercitando tu autocontrol serás capaz de pasar los primeros minutos de ansiedad y miedo a la situación. El autocontrol se puede entrenar, no lo dudes.

Ante todo, concéntrate y mantén toda la calma que seas capaz porque cuanta más acumules mejor podrás reflexionar y racionalizar. En el fondo, piénsalo bien, es un miedo irracional. Una buena idea es que un amigo de confianza sepa por lo que pasas y te ayude en tus primeras pruebas. Tener a alguien conocido al lado hace mucho más fácil entrar a conversar en un grupo. Hazlo como un ejercicio de vez en cuando hasta que sientas que tu confianza va en aumento.

La timidez es una sensación de inseguridad que te impide hacer muchas cosas y a las que no debes renunciar. Como no existe ninguna poción mágica para superarlo mas que afrontándola, ponte manos a la obra y hazte una lista de las cosas que vas a probar la próxima vez que vayas al restaurante con el grupo del gimnasio.

Prueba las tácticas que has estado meditando en casa pero, si fallas, no te desesperes: sólo acabas de empezar. El ensayo y error es duro pero eficaz. Porque no te haya salido bien explicar el chiste a un compañero de trabajo no tienes porqué encerrarte en el lavabo media hora: con 15 minutos seguro que es suficiente. Y la próxima vez serán sólo cinco.

Soy tímido

La ayuda adicional que desde Mensencia te podemos ofrecer es información que te servirá para sentirte a gusto contigo mismo en cuanto a vestuario y apariencia. Si te sientes bien con tu estilo, estás cómodo con tu nueva ropa, si la cosmética te hace sentir mejor cuando te miras al espejo, ganarás en confianza en tí mismo y aumentará tu autoestima.

Otra cosa que puedes probar son los libros de autoayuda. Este tipo de lectura ha proliferado los últimos años una barbaridad. Los hay de todos los niveles, temas, grosores, autores y mil cosas más. Los hay muy recomendables y los hay desastrosos. Si te interesa el tema, te recomiendo que no lo elijas tú solo, pregunta a alguien entendido que te recomiende uno. Ten en cuenta en especial a qué tipo de público va dirigido: adulto o adolescente, europeo o americano, iniciado o experto, etc. El único que me atrevo a recomendarte es el famoso Inteligencia emocional de Daniel Goleman.

Difícil no es imposible.

Fotos | Dea Cotrim, XirannisX , MeZü
En Mensencia | El estilo hasta en los huesos , Cortes de pelo 2009: Dime como es tu cara y te diré como peinarte

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios