Compartir
Publicidad

Condones: cómo, cuando y dónde (I)

Condones: cómo, cuando y dónde (I)
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Todos sabemos lo que son, donde adquirirlos y para que sirven. Pero el mundo de los condones es un universo bastante más amplio de lo que muchos piensan y, el conocerlo en profundidad no solo es necesario sino que además, puede con ello mejorar tu vida sexual y sacarle mucho más juego a la relación. Así que desde aquí vamos a hacer un pequeño tutorial sobre los condones empezando por un aspecto muy a tener en cuenta.

Qué son y como se lubrican

.

Creo que su uso, pese a que otras muchas personas digan lo contrario, es más que aconsejado: obligatorio diría yo. Los condones son la única forma de protección que puede ayudar a detener la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (ETS) como el VIH y también prevenir el embarazo con un elevado porcentaje de seguridad. No es 100% pero es lo más alto que existe hasta el momento: un 97% si se usa de la manera adecuada.

Hoy en día tenemos una variedad de condones a nuestra disposición inmensa. Los hay de diferentes tamaños, materiales, con distintas formas, sabores, colores, anales y vaginales. De todo para todos, pero hay que saber cual escoger para cada ocasión y cuales son los más recomendables según el tipo de situación.

Condones1

Los condones habitualmente están hechos de látex o poliuretano. Si es posible se debe usar un condón de látex, puesto que son algo más confiables, y en la mayoría de los países se consiguen más fácilmente, pero existe la posibilidad de que la persona que los usa sea alérgica al látex: don’t worry, existen soluciones en forma de condones de poliuretano, que son algo más caros que los de látex y vienen en menor cantidad, pero previenen cualquier tipo de problema. Marcas como Durex ya los comercializan en la mayor parte de las farmacias.

Pero como hemos dicho vamos a ir por pasos y hoy vamos a centrarnos solo en un aspecto muy importante dentro de las relaciones sexuales y los condones: la lubricación.

Los condones de látex sólo pueden ser usados con lubricantes a base de agua, y no con lubricantes a base de aceite como la Vaselina o crema fría puesto que destruyen el látex y por tanto, no hace falta deciros que su misión quedaría totalmente anulada.

Lubricante

¿Por qué lubricar?

Por dos razones muy sencillas: Por un lado la fricción excesiva tiene varios riesgos y es que la falta de lubricación puede aumentar las probabilidades de que el condón se rompa, porque la fricción raspante puede romper el látex y además, la fricción abrasiva puede lastimar las paredes de la vagina, y con ello un agudo dolor y un sangrado leve. Por ello, la lubricación, siempre que ambas partes lo consientan, ayuda bastante.

Por otro lado, tanto las mujeres como los hombres disfrutan la intensidad de la fricción en diferentes medidas. Igual hay gente que prefiere que apenas se note, o por el contrario, es el mismo roce el que corroborá la sensación de que el pene se encuentra dentro, y con ello aumenta el grado de excitación. Pero por lo general, la fricción que ocurre a causa de la sequedad vaginal puede hacer que el sexo sea bastante molesto, y a veces incluso doloroso, y en el caso del sexo anal, muchas veces es necesario una lubricación extra para evitar desgarros y mejorar la penetración.

Las personas que necesitan lubricación pueden comprar lubricantes artificiales en cualquier farmacia o usar la saliva. Los hay normales, con efectos calor, sensación de hormigueo…todo un mundo para explorar. Muchos condones vienen ya prelubricados y si no, el precio de estos no es excesivamente caro y los resultados son más que satisfactorios. Desde aquí os doy algunos consejos sobre su uso, especialmente en condones de látex:

  1. Usar únicamente lubricantes a base de agua. Los productos que contienen aceite no son apropiados, porque el aceite daña el látex y aumenta las probabilidades de que el condón se rompa. Además existen lubricantes a base de agua con sabores para usar durante el sexo oral y disfrutar aun más de él, aunque su tacto en la boca no es precisamente agradable para muchas personas.
  1. No usar, como ya hemos dicho, productos domésticos para desempeñar esta labor como puede ser por ejemplo la Vaselina, el aceite para masajes y las cremas faciales o para las manos: estos también contienen aceites.

A la próxima os contaré la eterna batalla entre el tamaño, la forma y, como no, los sabores.

Fotos | Durex World

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio