Compartir
Publicidad
Publicidad

El extraño caso de las barbas impregnadas en polvo de hadas, ¡mientras no salgan volando como Campanilla!

El extraño caso de las barbas impregnadas en polvo de hadas, ¡mientras no salgan volando como Campanilla!
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Falta justo un mes para que llegue la Navidad. Como es lógico y natural, todas las grandes marcas del mundo del lujo y de la cosmética llevan más de un mes calentando motores por aquello de ir difundiendo a diestro y siniestro el famoso espíritu navideño que aviva el afán consumista, para que vayamos aflojando el bolsillo y empecemos a seleccionar lo que regalaremos en estas fechas tan señaladas a nuestros seres queridos.

Para encender los corazones no hay nada como el glitter, así que no os extrañéis si, a partir de ahora, empezáis a verlo por todas partes. Y cuando digo en todas partes, no me estoy refiriendo sólo a los carteles de cartón con la palabra "Felicidades" troquelada y cubierta de purpurina, ahora también se ha puesto de moda introducir diminutas partículas de oro tanto en las bebidas espumosas como en los perfumes, o decorar con ella los pasteles.

Beyondthestars

La última tendencia anima también a todas aquellas que no hayan tenido tiempo de pasar por la peluquería para renovar sus tintes o mechas, recurrir a la purpurina para disimular sus raíces. También está permitido añadir unas cuantas estrellas de esas que venden en tubitos diminutos en los puestos de la Plaza Mayor.

Los chicos tampoco se iba a quedar atrás, y como parece que el Gold es ahora The New Black, para seguir esta tendencia Brian & Johnathan del blog The Gay Beards se han espolvoreado un poco de este polvo de hadas sobre sus barbas hipsters, que no dudan en sacudir como si les hubiese dado un frenesí para que vaya nevando este polvo dorado sobre sus camisetas negras. El resultado les ha gustado tanto, que incluso se ha animado a grabar un vídeo y subirlo a YouTube para que todos podamos verlo.

Glitterally

Aunque se trata de una afición que no parece tener demasiado sentido - salvo que quieras garantizarte tus dos minutos de gloria, o que te contraten de Papá Noel en unos grandes almacenes -, la buena noticia es que una vez hayan logrado zafarse de toda la purpurina con la que han impregnado sus barbas, estas les quedaran la mar de suaves al tacto, ya que para que la purpurina se pegue antes tuvieron que embadurnarlas con aceite.

¡Esperemos que no salgan volando como Campanilla hacia el País de Nunca Jamás!

Vía | The Gay Beards
En Trendencias Hombre | Una quedada de barbudos en Suecia tomada por partidarios del Estado Islámico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos