Compartir
Publicidad

El perfecto decálogo para hacernos con un traje que nos siente como un guante

El perfecto decálogo para hacernos con un traje que nos siente como un guante
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Elegir un traje no es tarea sencilla. Son muchos los factores a tener en cuenta y varían desde el largo del mismo hasta los complementos con los que le vamos a conjuntar, pasando por estampados, tipos de solapa, aberturas... en resumidas cuentas, un sinfín de pequeños detalles que si conseguimos acotar y pulir a la perfección, tendremos por resultado un traje que no solo nos sentará como un guante sino que además habrá cumplido con todas nuestras expectativas. Para ello, el decálogo ideal para hacernos con el traje perfecto.

3348a67d1df742ca3a78e107a5de7e53.jpg
  1. Ten siempre en mente para qué vas a necesitar tu traje. Si es motivo es business o lo vas a usar en la oficina, es mejor mantener la paleta cromática neutral y el tallaje más clásico para tener una mayor comodidad. Si es para una boda o un evento y solo lo vas a llevar una vez, elige el precio más asequible.
  2. Asegúrate que el traje entalla en la zona de los hombros, ya que es el lugar donde la mayor parte de nosotros nos equivocamos a la hora de escoger. La hombrera debe terminar al final del hombro, no antes ni después pues esto hará que se empobrezca el tallaje del mismo y nos de un aspecto descuidado o embutido.
  3. En lo que respecta a la manga, ésta deben mostrar un par de centímetros de la camisa.
  4. 51e3369f1702161be5e3a17b6277784b.jpg
  5. Con el largo del traje, más de lo mismo: las chaquetas con el largo más corto de lo habitual son más trasgresoras y modernas, así que piensa bien si el dress-code te permite llevarlas. Por el contrario, si poseemos una constitución más ancha apostaremos por un corte más largo.
  6. Generalmente un dos piezas es la opción más fácil de llevar. Sin embargo, de aquí a un tiempo atrás un chaleco puede darle un toque más heritage y permite usar el traje en ocasiones más formales.
  7. Yo soy muy partidario del revestimiento o forro interior en las piezas que conforman un traje pues le da muchísima vida a nuestra elección. Desde el tartán en el interior hasta terciopelo o satén, todos ellos consiguen darle más relevancia y acentuar nuestra personalidad.
  8. Los pantalones deberían acomodarse en la cadera y cubrir el principio de los zapatos (tenemos que asegurnos de que ni nos hacen bolsa ni que son los suficientemente ajustado como para no bajar del gemelo). Cuando nos probemos el traje, tenemos que intentar andar con él y sentarnos para ver si estamos cómodos.
  9. asdads.jpg
  10. El tema de las aberturas es controvertido pues hay opciones para todos los gustos: la simple y la doble son igual de buenas, no hay mejor ni peor. Quizás sea cierto que las dobles son más ostentosas y a la vez ofrecen una gran variedad de movimientos, así que una vez más, date un paseo con el traje puesto para ver cuál de ellas te sienta mejor.
  11. ¿Un toque británico al traje? Normalmente los trajes tienen dos bolsillos delanteros y el bolsillo plastrán del pecho. Bolsillos extra le darán al conjunto un toque más vintage y clásico mientras que reducirlos conseguirá modernizar el conjunto y hacerlo más sobrio.
  12. Por último, las solapas. La solapa de pico se ha asociado tradicionalmente con los estilos de doble botonadura y trajes de noche. Para un traje de día a día, una solapa de muesca es fuerte, moderna y sutil. Para la noche en cambio podemos apostar por el cuello de chal que últimamente está tan de moda.

En Trendencias Hombre | 5 posibles nudos para la corbata que seguro que no sabías ni que existían

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos