Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¡Música maestro! Cinco discos muy londinenses para acompañar tu Beefeater

¡Música maestro! Cinco discos muy londinenses para acompañar tu Beefeater
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
\"image\"
Tweets por @Beefeaterdrygin

Nos ponemos nuestras mejores galas y nos vamos al centro de Londres. Pasamos por Piccadilly, destino Green Park, uno de los pulmones de Londres, el hermano pequeño de Hyde Park. En uno de los bancos en 1967 los Rolling Stones posaban impolutos ante los fotógrafos de la época. Ellos ya eran estrellas a punto de convertirse en uno de los grupos londinenses más universales. Nosotros disfrutamos de la tranquilidad del parque sin flashes incómodos y con estos cinco discos londinenses sonando en nuestro smartphone con los luego acompañaremos a nuestro Beefeater.

The Rolling Stones - Let It Bleed

The Rolling Stones Let It Bleed

Finales de los 60, con The Beatles a punto de decir adiós, era el turno de los de Mick Jagger y Keith Richards. Ya les tocaba, habían tenido toda una década para perfeccionar su sonido y de pasar de las influencias del Blues negro y del Rhythm & Blues más vivo a unos temas que acabarían convirtiéndose en himnos mundiales. En la segunda fila, mirando con caras largas cómo triunfaban otros: los maltratados The Kinks y unos The Who que con el cambio de chaqueta hasta descubrían la ópera en su álbum Tommy (1969, Polydor), con el cual conquistarían Estados Unidos.

De las giras británicas por parte de mitos del Blues a este Let It Bleed (1969, Decca) con el que The Rolling Stones exportaban el Rock desde Londres, más concretamente desde su estudio de grabación Olympic, a tantos tocadiscos cuyas agujas pinchaban los últimos temas que Brian Jones grabaría con sus satánicas majestades antes de ahogarse tristemente en una piscina el 3 de julio de ese mismo año.

The Clash - London Calling

The Clash London Calling

10 años más tarde The Clash volvían a poner banda sonora a un momento de enfrentamiento social y ganas de romper con el orden establecido. Casualmente de nuevo con influencias estadounidenses en la base. El Rhythm & Blues sigue estando presente con un Bo Diddley pasado al Rockabilly ensuciado, con los sonidos de los inmigrantes jamaicanos en Gran Bretaña metiendo su querido Ska bailable y alegre sobre el cual Joe Strummer componía una de las canciones patrimonio de Londres.

Un 'London Calling' en guerra a pie de calle, rabioso y enterrando a los iconos del pasado, con "la Beatlemania mordiendo el polvo". Un Londres entre sombras que tenía su canción directa a la revolución Punk a la que los Sex Pistols (gracias a Malcolm McLaren) habían situado, mediante un sabio teatro de colegio, en todas las cabeceras sensacionalistas.

Pet Shop Boys - Introspective

Pet Shop Boys Introspective

Las guitarras y letras sociales ven cómo en los 80 la música electrónica cambia parte de las reglas del juego. El Disco y el Electro han ido subiendo enteros y los clubes nocturnos cambian la forma de vivir la música. Neil Tennant y Chris Lowe se convierten rápido en parte de la transición entre los sonidos citados, la New Wave y el Synth-Pop masivo. Comienza la época de los Pet Shop Boys.

Introspective (1988, Parlophone) parece ser un presagio a lo que iba a venir justo el año en que se publica el tercer álbum del dúo de Londres. El Segundo Verano del Amor es el nuevo Punk electrónico que revoluciona la cultura musical y social. La juventud se va de fiesta electrónica entre sintetizadores y pianitos que habían venido desde Chicago para quedarse.

Blur - Parklife

Blur Parklife

De aquellos 60 con "¿Eres de los Beatles o de los Rolling? (De los Kinks)" a "¿Eres de Blur o de a Oasis? (De Pulp)" en los 90. El Pop volvía a mandar y lo hacía tirando de tradición. Los queridos seguidores de Ray Davies ahora se bañaban con números uno y eran coreados por multitudes en estadios bajo la etiqueta del Britpop. Blur era el costumbrismo alegre y sin demasiadas preocupaciones.

Damon Albarn y Grahan Coxon frente a los hermanos Gallagher de Manchester. En agosto de 1994 los segundos debutan en grande con Definitely Maybe para hacer frente a los ídolos de las más jóvenes, un papel con el que Coxon estaba emocionado (como lo demostrarían sus futuras peleas internas). Parklife (que originalmente iba a titularse London) salió unos meses antes, en abril, y no tuvo competencia en las islas británicas. 'Girls & Boys' se convertía en su tema más radiado.

Burial - Untrue

Burial Untrue

De un estudio de grabación a un ordenador en un cuarto personal. El salto de década se carga a la banda, al Pop y al Rock y Londres se vuelve a su característico gris. La estrella no existe, está en la sombra y juega al despiste, al menos hasta que un tabloide logra la tan buscada fotografía para poner cara a Burial, el alias de William Emmanuel Bevan.

Desde el sur de Londres Burial se une a tantos otros que desde principios del 2000 han ido rindiendo culto a los bajos más oscuros. Él lo hace bajo el sabio paraguas de uno de los responsables de la escena, Steve Goodman en Hyperdub. Untrue (2007) es la segunda entrega en largo después de su debut, Burial (2006). Una ciudad donde lo que habla está debajo de la tierra, vibrando y de nuevo encauzando cierto malestar en una banda sonora moderna. La tradición también se conserva, la electrónica británica de los 90 se transforma y todo queda de puertas hacia dentro.

En We Love London | Moda en Londres: Dónde estudiar diseño y cómo sobrevivir a tu pasión En We Love London | Cómo sobrevivir a tu primera vez en Londres (II)

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos