Compartir
Publicidad

Denim Producciones Presenta

Denim Producciones Presenta
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No sin mis vaqueros. No hay negativa más rotunda en boca de un hombre, desde el mayor desinteresado en las tendencias jamás imaginado al forastero más stylish que ha pisado la ciudad. Nos encanta el jean, no podemos evitarlo, preparados para devorar las avenidas de la gran jungla urbana o lidiar con las rudas condiciones del campo.

Aprovechando la reciente inauguración de la flag-ship store de Pepe Jeans en la calle Fuencarral de Madrid con un nuevo diseño basado en el “reciclado industrial”, repasamos el imaginario del denim masculino a través de sus mejores perchas.

Quizá su origen se remonte al sur de Francia, pero reconozcámoslo, el denim es tan americano como la goma de mascar, ambos comparten estampa yanki e incluso propiedades: resistencia y durabilidad, fantásticas para que el denim pasara del ingenio pragmático de Levi Strauss a las pasarelas en cuestión de pocos años. Pero un buen tejido no se basta a sí mismo para convertirse en leyenda, hace falta mucho cine, y hay que ver qué bien ha tratado la gran fábrica de sueños al tejano.

Camiseta de algodón blanca, chaqueta roja y jeans perfectos para un Rebelde sin causa. En Al este del edén James Dean se atrevió incluso con el mono tejano, con el que enamoró a la bella Julie Harris, prenda que a pesar de la fiebre denim no parece acabar de convencernos (Dickies es uno de los grandes referentes en la venta de petos, en colores y muy apetecibles, así como Carhartt). Su coetáneo y compañero del Actors Studio, el enorme Marlon Brando, también lució los blue jeans como pocos en cintas como Salvaje, de talle alto, casi sin desgastar y con un inconfundible dobladillo.

Marlon Brando

Sus herederos confirmaron a los vaqueros como prenda simple y a la vez fetiche, versátil por encima de todas las cosas: Robert Redford en El hombre que susurraba los caballos, con un total denim look en toda regla; Brad Pitt en Thelma & Louis, con una confección más cercana al actual slim fit o Johnny Depp en Chocolat, que nos dio pistas sobre cómo combinar y conseguir un look bohemian chic.

nec
Pero si para algo sirven los clásicos es para revisitarlos, incluso para profanar su sagrada memoria. Los nuevos héroes, como nuestro particular Dean, Jon Kortajarena, cuentan con más pistas para sacarle todo el partido al denim.

Aman y sufren igual que los de antes, pero lo hacen con chaquetas vaqueras sin mangas y con tachuelas, o con mangas pero con coderas cosidas, un síntoma inequívoco de coolismo; utilizan el tejido para crear handbags que resisten a cientos de pines y chapas, zapatillas e incluso mobiliario urbano; o toman el denim como inspiración sutil, como ocurre en la línea Light Source de los japoneses Cosmic Wonder, de corte bohemian navy, o en la depurada denim jacket de Adam Kimmel, que parecen sumar dos normas: renovarse o morir + no perdamos el norte.

En Mensencia | Películas que han marcado un antes y un después en la moda masculina (parte I) En Mensencia | Películas que ha marcado un antes y un después en la moda masculina (parte II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos