La caducidad de los productos cosméticos no es una fecha

Sigue a

PAO

Para los despistados, para los iniciados, para los extraterrestres, para los maniáticos, para todos los que os preocupe el buen estado de un producto cosmético a la hora de comprarlo, o utilizarlo si lo tenéis en casa hace tiempo: la fecha de caducidad dejó de exisitir en el 2005.

Actualmente es un sistema de control mucho más acertado (y más económico para las empresas, dicho sea de paso): todos los productos llevan el dibujito que veis en la foto con una cifra+M, que indica los meses que el producto está en perfectas condiciones una vez abierto.

Ejemplo: si el tarrito lleva 9M, deberías usar el contenido del tarro o tubo antes de los 9 meses desde el momento en que lo abriste y empezó a oxidarse con el aire cada vez que lo abres. Es el PAO o plazo de utilización de productos cosméticos después de su apertura.

Pasado ese plazo, tampoco es para agobiarse. El producto se puede utilizar pero puede que haya perdido eficacia. De todos modos, si hace mucho que lo tienes en casa sin usar, mejor tíralo. Y si lo has ido utilizando de forma más o menos constante pero te ha durado mucho por la razón que sea, sólo tienes que comprobar que: a. Huela bien. b. que la textura sea uniforme (no se separe crema y líquido).

Es por esa razón que la marca ISDIN recomienda no usar los mismos productos protectores solares del año anterior: por si la crema ha perdido eficacia y de paso venden un montón más. Yo he utilizado protecciones solares de un año para otro y no me ha pasado nada y han funcionado igual. También he comido como muchos de vosotros yogures caducados de 15 días y estaban buenos.

En Mensencia | La garantía de la cosmética vía farmacia es sólo psicológica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios