Compartir
Publicidad

Cuidados cosméticos básicos para hombres (I): el limpiador facial

Cuidados cosméticos básicos para hombres (I): el limpiador facial
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que una correcta limpieza es la base de una piel cuidada no es un tópico. Los iniciados en cuidados cosméticos no suelen prestarle al limpiador facial ni la atención ni el presupuesto que se merece. Si eres un hombre que quiere adquirir una rutina cosmética efectiva, te interesará este post.

El titular ya lo dice: cuidados cosméticos básicos. Son los que no te puedes saltar, los que es una lástima que te de pereza realizar. Cuando más expertos nos vamos haciendo con el tiempo, más conscientes nos hacemos de la utilidad del limpiador.

Os doy a continuación razones para respetarlo tanto para principiantes, aficionados como expertos. El por qué, el cómo y el cuándo. Tened en cuenta que las informaciones y argumentos son para todos los tipos de piel, en general. Nos ocuparemos de las pieles que necesitan cuidados de limpieza especiales (acné, sensibilidad) más adelante.

Por qué

emulsion aceite y agua

Sin limpieza no hay belleza. O menos. Una piel bonita es una piel hidratada, lisa, sin imperfecciones, sin brillos, con un tono natural saludable. Para conseguir estos objetivos cosméticos, tened en cuenta que la piel es un órgano vivo. En realidad el mayor órgano que tenemos en cuanto a extensión. Respira, se oxigena, se regenera.

Esas tareas se cumplen en el interior de la piel interactuando con el exterior. La frontera debe estar libre de suciedad y de exceso de sebo para que, tanto este paso aduanero interior/exterior como la absorción de los cosméticos, la zona no se estanque.

Si aplicamos una hidratante en una piel con restos de suciedad, el producto se absorbe mal. Puede que parte de la hidratante se quede en el exterior mezclada con restos de exceso de sebo. No sólo es parcialmente ineficaz, además estás tirando tu dinero.

Sin una piel correctamente limpia, la piel no respira bien, los poros se obstruyen, se impermeabiliza y el color puede amarillear. Incluso puede oscurecer la zona de las ojeras. He visto dos casos de personas que iniciaron una cuidadosa limpieza facial y, al par de meses, mejorar su piel en cuanto a luminosidad, color saludable y desaparición del cerco oscuro de las ojeras. ¡No daban crédito!

Cómo


agresion para el film hidrolipidico de la piel

Todos nos lavamos la cara en algún momento del día, incluso más. En la ducha, frente al espejo, en la piscina o el gimnasio. Lo importante es con qué producto realizamos el gesto de limpieza. Comprar un limpiador con un mínimo de calidad es más importante de lo que parece. Para el rostro, olvidaos del gel de baño, del champú y del jabón para las manos.

Necesitáis un limpiador especial para el rostro. Uno que respete la barrera protectora natural de la piel: el manto o film hidrolipídico. Frotando con un jabón demasiado agresivo, os cargáis ese manto. La piel se deshidrata, tienes sensación de tirantez, puedes sentir escozor o irritación, se reseca. Le estás dando una paliza que no se merece y que le resta calidad día tras día.

El limpiador facial (en gel, en pastilla, el leche o crema) no sólo es agradable de utilizar por el confort que sientes en la piel, la cuida. Respeta el manto hidrolipídico, propiedad que hará que tu barrera natural te proteja más y mejor del exterior. Se mantendrá más fuerte y eficaz contra los efectos negativos de la suciedad, los rayos solares, el viento, el aire acondicionado, etc.

Cuándo

limpieza del rostro masculino

Cosméticamente, es importante utilizar el limpiador facial dos veces al día: mañana y noche. Por la noche, para eliminar la suciedad que se ha ido acumulando durante todo el día y que cubre la piel sin dejarla respirar a sus anchas. Para una buena oxigenación y regeneración nocturna, liberarla de polvo y grasa antes de ir a dormir es más que un gesto de limpieza: es un paso básico de belleza. Además prepara la piel para recibir los tratamientos de noche con todos los honores: serum, contorno de ojos, crema de noche.

Algunos pensaréis, ¿también por la mañana, si la limpié antes de ir a dormir? Haced la prueba. Por la mañana, fijaos en el espejo si la nariz, el mentón o la frente os brilla un poco. Durante la noche y liberada de suciedad, la piel elimina toxinas y restos de suciedad que escupe hacia el exterior. Todo eso hay que limpiarlo también, perfecto antes de aplicar vuestra hidratante de día o el protector solar. El mismo protector con filtros solares que limpiarás por la noche antes de acostarte para eliminar su acción escudo.

Así que ya sabéis, se trata de limpiar pero sin agredir. Ser eficaces y no crearle un efecto rebote como es la tirantez, la sequedad o la irritación. No solamente limpiar la piel sino prepararla para recibir un cosmético facial. Esto se consigue con un buen limpiador facial adecuado según vuestro tipo de piel.

Fotos | Photonoumi, Melissa Segal, Bill Gracey, OliBac
En Trendencias Hombre | Piel masculina seca o sensible: con qué retirar la leche limpiadora, Por qué recomendamos usar un jabón facial especial en cosmética
En Trendencias Belleza | Sobre leches limpiadoras, lavavajillas y detergentes para la lavadora

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos