Sigue a

duque Miguel Ángel Silvestre

Hay cosas que se dan por sentado como dónde aplicarse exactamente el contorno de ojos y en realidad me encuentro que muchas personas no lo tienen nada claro. Si me perdonais mis burdos conocimientos de cómo delimitar la zona orbital en la foto, os lo aclaro.

Encima de las cejas es ya territorio de la frente: los que llegais a aplicar gel o crema de contorno ahí, estais malgastando ese producto específico. La ceja es la frontera norte.

En la zona del lagrimal no hay que aplicar crema tampoco. Primero porque os va a chorrear lágrima como reflejo del ojo y, segundo, porque te puede picar durante un buen rato o incluso reaccionar alérgicamente.

La zona correcta es el párpado completo, desde la ceja hasta el nacimiento de las pestañas. Por el lado exterior, sé generoso en la zona de las patas de gallo pero fíjate bien en el límite: las sienes. Son esa zona entre el rabillo del ojo y el nacimiento del cabello, allí donde pones los dedos cuando quieres hacerte un masaje.

La frontera sur es la zona de las bolsas, incluída. Es fácil de controlar si vas tecleando hasta la zona ósea orbital. Cuando pasas a la mejilla, tu contorno de ojos ya no le hace falta a la piel. La zona total que te describo es en realidad pequeña, por eso duran mucho los cosméticos especiales para el contorno.

No olvides que es una zona delicada que tiene una piel fina y frágil. Aplica tu tratamiento con mimo y sin frotar, sólo tecleando. Un capa algo más gruesa en la zona de las patas de gallo es de agradecer.

En Mensencia | Probamos el tratamiento de ojos Urban Vision de Comodynes, Guerlain Issima para hombres (III): seis contornos de ojos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios