Compartir
Publicidad

Cómo conseguir que nuestro moreno dure más tiempo

Cómo conseguir que nuestro moreno dure más tiempo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Sin duda, muchos de vosotros aprovecharéis el verano para conseguir ese ansiado tono moreno de la piel que el trabajo no nos ha dejado obtener antes de lo previsto. Previa hidratación correspondiente y protección de la piel con las cremas de SPF adecuado (más os vale, que con el pestiño que os hemos dado con ello todo el verano…) habréis obtenido un bonito bronceado, seguro, sin peligro para la salud y sobre todo cuidando vuestra piel. Pero ahora llega el gran problema de todos los años.

¿Cómo hago para mantener este color y no pelarme a la primera de cambio? Pues hombre, la rutina es bastante parecida a la que os dimos en caso de que os quemaseis, situación en la que pelarse era casi inevitable a no ser que siguiéramos un tratamiento exhaustivo de hidratación de nuestra piel. Esta vez los consejos van a ir por el mismo camino si bien nuestra constancia no deberá ser tan exagerada como la vez anterior.

carrots

En primer lugar debemos tener presente que la hidratación es esencial a la hora de mantener el moreno por más tiempo. Una piel hidratada es la garantía a la hora de conservar el color que hemos ganado en verano. Es importante que seamos constantes y mantengamos una correcta rutina de hidratación diaria, pues no solo nos ayudará a mantener el color, sino que además mejoraremos el estado de la piel y su elasticidad.

Como bien sabréis, existen una serie de alimentos que se consideran fuente de betacarotenos como las zanahorias, los tomates, la sandía, las moras, el melón… indispensables si queremos mantener nuestro bronceado pues son los encargados de potenciar la producción de melatonina por parte del organismo. Y no solo deberemos hidratar nuestra piel sino que además es indispensable que nosotros mismos también nos hidratemos por dentro para mejorar el estado de nuestra piel

Por último, deberíamos también eliminar las pieles muertas que se acumulan para así mejorar la luminosidad de la piel y la recepción de la hidratación por parte de la misma. Por ello, la exfoliación se convierte en un arma poderosa para tal fin si bien tenemos que tener en cuenta que se trata de un tratamiento algo agresivo y sólo podremos efectuarlo una o dos veces por semana.

Foto | Perspective, Sivaprakash
En Vitónica | Algunos consejos para conservar el moreno por más tiempo
En Mensencia | Las mentiras habituales sobre tomar el sol

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos