Compartir
Publicidad
¿Quieres cuidar tu cuerpo y tu salud? Conoce por qué la fibra no debería faltar en tu dieta
Nutrición

¿Quieres cuidar tu cuerpo y tu salud? Conoce por qué la fibra no debería faltar en tu dieta

Publicidad
Publicidad

Para lucir bien por fuera y cuidarnos también por dentro la alimentación que llevamos puede ser un gran recurso, tal es así que la fibra no debería faltar en tu dieta si quieres cuidar tu cuerpo y tu salud y a continuación te contamos por qué.

La fibra puede ayudarte a perder peso

Ya hemos contado que comer más fibra es uno de los recursos científicamente probados para adelgazar, no sólo porque demoran el proceso digestivo evitando la brusca liberación de insulina tras picos de glucemia sino también, porque produce saciedad en el organismo.

Además, un metaanálisis realizado el año pasado concluyó que el sólo incremento en la ingesta de fibra hasta 30 gramos diarios, sin ningún otro cambio en la dieta, puede producir una pérdida de peso semejante a una intervención más compleja.

Entonces, queda más que demostrado que la fibra por su efecto en el organismo puede ayudar a adelgazar, y además, aporta volumen a los platos con un bajo aporte calórico, pues sólo provee 2 Kcal por gramo.

1366 2000

Un consumo mayor de fibra promueve un envejecimiento saludable

Consumir más fibra no sólo puede ayudarnos a perder los kilos de más y revertir o prevenir la obesidad, sino que otras muchas enfermedades se alejarán de nuestro cuerpo si nuestra ingesta de fibra es adecuada.

Así, se ha probado que quienes consumen más fibra derivada de frutas y cereales integrales tienen un envejecimiento más exitoso y sano, debido a que este hábito reduce el riesgo de sufrir diferentes enfermedades y ello, mejora considerablemente la calidad de vida.

Además, comer cereales integrales y ricos en fibra en general se ha vinculado a un menor riesgo de muerte por cualquier causa, es decir, un mayor consumo de fibra no sólo puede promover un envejecimiento sano sino también, sumarnos años de vida.

La ingesta de fibra ayuda a reducir barriga

El consumo de fibra en niveles adecuados (25-30 gramos diarios) favorece el tránsito intestinal y por ello, evita la hinchazón e inflamación abdominal que el estreñimiento puede ocasionar, pero además, no olvidemos que la fibra ayuda a perder peso pudiendo entonces, revertir la acumulación de grasa en el abdomen.

Así, un estudio ha comprobado que la ingesta superior de fibra se asocia a una menor proporción de grasa visceral que se sitúa en el abdomen y por el contrario, una caída de sólo 1 o 2 gramos en la ingesta de fibra al día puede ocasionar en el tiempo un incremento en la grasa situada en la zona media del cuerpo.

Por eso, consumir más fibra puede también ayudarnos a reducir barriga y así, lucir mejor y cuidar la salud.

1366 2000 1

Más fibra para una sonrisa saludable

La presencia de fibra en los alimentos que comemos además de ayudarnos a perder peso y cuidar la salud del organismo, también puede ser clave para cuidar la estética de nuestra sonrisa.

Dado que la fibra no es un sustrato para las bacterias que producen caries y que su presencia, puede reducir el poder cariogénico de una preparación, su ingesta adecuada como parte de una dieta saludable puede ser un recurso eficaz para mejorar la salud dental.

De hecho, se ha asociado una mayor ingesta de fibra con un mejor estado de salud dental y periodontal, por lo tanto, si queremos lucir una sonrisa perfecta, consumir más fibra puede ayudarnos.

Como podemos ver, un mayor consumo de fibra puede ser clave para cuidar nuestro cuerpo y la salud, pues no sólo nos beneficia por dentro sino también por fuera.

Entonces, podemos acudir a diferentes trucos para consumir más fibra cada día y así, disfrutar de todos los beneficios que este componente de la dieta puede ofrecer.

Bibliografía | Annals of Internal Medicine, 17 February 2015, Vol 162, No. 4; J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2016, 71 (10): 1335-1340, doi: 10.1093/gerona/glw091; BMC Medicine, 2015, 13:59 DOI: 10.1186/s12916-015-0294-7; Am J Clin Nutr November 2009, vol. 90 no. 5 1160-1166; y The Journal of Nutrition, Health & Aging, 2004, 8(5):333-339
Imagen | iStock y Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos