Qué cenar para engordar lo menos posible

Sigue a Trendencias Hombre

cena


Seguimos con nuestros consejos para tonificar y definir ese tipito que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir durante todo el invierno y la primavera. Ha sido duro chicos, pero ya veréis como al final tiene su recompensa. Y para todos aquellos que en verdad no han conseguido el propósito, al menos siempre quedará la opción de no engordar más y mantenerse en el peso actual, que tampoco es mala opción.

Y uno de los grandes problemas en este tipo de situaciones es el qué elegir para cenar e intentar que nos engorde lo menos posible. Unos dicen que pasta no, otros mejor que ensalada, otros que pescado e incluso algunos abogan por meterse a la cama sin cenar. Craso error, hay que hacer las cinco comidas reglamentarias del día aunque efectivamente la cena tenga que ser uno de las más ligeras.

¿Por qué tiene que ser más ligera que la comida o el desayuno? Pues porque lo lógico es que después de cenar y en un plazo relativamente corto, nos vayamos a la cama, periodo del día en el que menos energía consumimos y por tanto menos esfuerzo físico hacemos. Esto se traduce en una menor necesidad calórica y que todo lo que ingiramos de más, como carbohidratos, no se van a quemar en ese momento.

Por ello, debemos dejar de lado los alimentos grasos que ralenticen la digestión y aumentar el consumo de frutas y verduras, pero eso sí, éstas deben estar cocinadas, ya que al comerlas crudas deben fermentar en el estómago retrasando así el proceso digestivo. Es necesario que dejemos de lado productos que tengan un gran contenido en grasas y calorías, ya que por la noche aumentará el riesgo de que estos nos engorden.

Las proteínas animales deben estar presentes en la cena. Por ello escogeremos carnes cuyo contenido en grasa sea mínimo, como pueden ser el pollo, el pavo, el conejo, los pescados blancos o las claras de huevo. ¿Por qué son necesarias? Principalmente porque ingiriendo proteínas por la noche ayudamos a eliminar mejor las grasas almacenadas en el organismo.

Y sobre todo, cenas ligeras y a ser posible una hora y media antes de meternos en la cama, que como ya debemos saber, no es bueno meterse en la cama con el estómago lleno pues lo único que conseguiremos será una digestión lenta y pesada y posiblemente un sueño bastante ligero.

Vía | Vitónica
Foto | Farm2

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios