Para un cuerpo fuerte y resistente, que no falte hierro en tu dieta

Síguenos

espinaca1.jpg

Sabemos que la alimentación puede hacer mucho como complemento de un intenso entrenamiento, por eso, si trabajas para obtener un cuerpo en forma te recomendamos que no falte hierro en tu dieta, pues te ayudará a lograr un cuerpo fuerte y resistente.

El hierro y sus efectos

Siempre decimos que el hierro es un mineral importante para los deportistas, sin embargo, su inclusión en la dieta es indispensable para que el organismo funcione correctamente, pues ayuda a que todas las células reciban el oxígeno necesario para vivir.

Por ello, si quieres un cuerpo fuerte y resistente, no puede faltar hierro en tu dieta, ya que un déficit de este mineral disminuiría la oxigenación de la sangre, produciría un estado de fatiga, menor resistencia física y mental y también, reduciría la posibilidad de que los músculos se recuperen y crezcan tras el esfuerzo.

Entonces, si trabajamos duro nuestro cuerpo y queremos obtener buenos resultados, el hierro es un mineral que no puede faltar en nuestra dieta.

Un estado de carencia puede dar origen a una anemia ferropénica que además de producir cansancio, dificulta la concentración, el rendimiento físico e incluso, exige más trabajo al corazón colocando en riesgo su funcionamiento.

carne

Por todas estas razones, si quieres un cuerpo en forma y entrenas para lograrlo, no debes descuidar la ingesta de hierro.

Para que no falte hierro en tu dieta

Si no tienes enfermedades que condicionen su absorción y si llevas una dieta variada, el nivel de hierro en tu organismo difícilmente sea por debajo de lo normal. Sin embargo, debes cuidar su ingesta diaria, sobre todo, si entrenas a alta intensidad tu cuerpo.

Para ello, recomendamos incluir alimentos ricos en hierro de fácil absorción que se aprovecha mejor por el organismo, por ejemplo: carnes rojas y blancas, almejas, hígado de carne vacuna, o morcilla.

Aunque si habitualmente no consumes carnes, puedes echar mano a alimentos de origen vegetal ricos en hierro, tales como los cereales integrales, la espinaca, la acelga, las legumbres y frutos secos.

Estos últimos alimentos de origen vegetal tienen un hierro que no se absorbe en iguales cantidades que el hierro de origen animal, pero podemos favorecer su absorción combinando estos alimentos con otros ricos en vitamina C, por ejemplo: espinaca o acelga con perejil o pimiento rojo, legumbres o frutos secos con frutas cítricas o zumo de limón, entre otros.

Como podemos ver, comiendo cereales integrales o legumbres, incluyendo vegetales verdes y una a dos porciones de carne o pescados cada día podemos cubrir la cuota de hierro que nuestro cuerpo necesita. De esta forma, sin que falte hierro en la dieta, nuestro trabajo muscular dará buenos resultados, y lograremos un cuerpo fuerte y resistente con ayuda de la alimentación.

Imagen | Wikimedia, Lisa Brewster y Jonknee

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios