Compartir
Publicidad

Consejos para controlar las porciones de alimentos ingeridas

Consejos para controlar las porciones de alimentos ingeridas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si estas buscando poner el cuerpo en forma para el verano y para ello quieres perder peso o simplemente mantenerlo, un buen recurso es controlar las porciones de alimentos ingeridas en el marco de una dieta variada y saludable. Para ello, os dejamos algunos consejos que te ayudarán a comer justo lo que tu cuerpo necesita.

La importancia de controlar las porciones

En la alimentación, no sólo es importante consumir productos de calidad, con buenos nutrientes y sin calorías vacías, sino que además, el tamaño o la cantidad es importante. De allí que además de cuidar la calidad debemos atender la cantidad y por eso es fundamental para cuidar la salud, controlar las porciones de alimentos.

En la actualidad, vivimos la generación de las superporciones, cada vez más grandes y sobre todo si se trata de comida rápida. Quizá por ello también, es necesario controlar un poco el tamaño de las raciones ingeridas, pues si bien es posible en el marco de una dieta saludable consumir de todo, si nos excedemos con alimentos que el cuerpo necesita en pocas cantidades, claramente propiciaremos un balance energético positivo y así, lejos de mantener el peso y más lejos aún de perder kilos, favoreceremos el sobrepeso.

Entonces, una estrategia más para cuidar la salud mediante la dieta es controlar el tamaño de las porciones de alimentos ingeridas.

porcion2

Consejos para controlar el tamaño de las porciones

El tamaño de una porción es una cuestión objetiva, aunque como consumidores podemos decir que consumimos una porción grande y estamos realizando una valoración subjetiva y por lo tanto, variable, de la cantidad de alimento consumido.

Entonces, para saber qué es una porción, para reducir el tamaño de las mismas, y sobre todo, para no excedernos en la cantidad de alimentos ingeridos, los siguientes consejos serán de gran ayuda:

  • Visualiza las etiquetas: en el etiquetado de alimentos podemos encontrar a qué equivale una ración de producto y podemos utilizar como guía este tamaño. Entonces, por ejemplo: para galletas comeremos entre 3 y 5 unidades, para arroz emplearemos 1/4 taza en crudo, y así sucesivamente.
  • No comas del envase o recipiente: si colmas un recipiente de patatas fritas no comas de allí, sino más bien, aparta tu porción y consume tu ración. Aplica el mismo consejo al comer galletas, no comas del envase sino aparta 3 a 5 unidades según indique el envase qué es una porción y consume una ración, pero guarda el resto del paquete.
  • Divide y triunfarás: si te resulta difícil controlar las cantidades ingeridas y guardar las restantes galletas del envase, lo que puedes hacer es ni bien adquieres el producto, dividir por porciones y guardar los envases con "1 porción" cada uno, así tendrás la seguridad de que no comerás más que lo que contiene el envase y se corresponde con una ración. Lo mismo puedes hacer con carnes fileteadas: compras, divides y congelas, para después simplemente cocinar 1 porción de carne al momento de comer.
  • Evita el picoteo: para tener un mejor control de las cantidades de alimentos ingeridas, evita comer mientras andas o parado mientras cocinas o haces otra tarea, lo mejor para no descuidar las porciones es comer siempre sentado, a la mesa y en horario de la comida.
  • No lleves la fuente de comida a la mesa: sirve en cada plato la ración a consumir y conserva el total de la preparación o la fuente de comida en la cocina, lejos de tu vista, de manera que sólo comas lo que hay en tu plato y no te excedas con la cantidad.
  • porcion3
  • Registra lo que comes: en un diario de alimentos toma nota de todo lo ingerido y bebido a lo largo del día, así como de su cantidad. Este método volverá consciente lo que comes y la cantidad, por ello, favorece el control de las porciones.
  • Utiliza platos más pequeños: si el plato está lleno, aunque sea pequeño, nos impresionará que comemos más y por ende, nos saciaremos más que si el plato es tan grande que al colocar allí la porción queda casi vacío. Por eso, coloca platos más pequeños sobre la mesa y allí sirve tus comidas.
  • No pases hambre: si llegas con hambre al momento de la comida tendrás menos capacidad de controlar la cantidad a comer, entonces, no saltes comidas, bebe agua, sopa u otro líquido sin calorías previo a la comida, eso distenderá tu abdomen y calmará la ansiedad por comer.
  • Come despacio y sin distracciones: masticar bien y comer a ritmo lento te ayudará a saciarte antes, por lo tanto, es más fácil comer cantidades moderadas. Y comer lejos del ordenador y sin distracciones como la televisión, ayudará a que te concentres en lo que comes y así puedas tener mayor control sobre las porciones de alimentos ingeridos.
  • No cocines excesivas cantidades: si eres el cocinero y pretendes controlar las porciones a consumir, no sólo no debes llevar toda la comida a la mesa, sino que lo mejor es colocar la cantidad justa a ingerir, porque de esta forma eliminamos probabilidades de comer más de lo necesario.
  • Elimina los sobrantes: los sobrantes de una comida, mejor no conservarlos en nuestras cercanías, de lo contrario, continuaremos comiendo cuando tengamos oportunidad, simplemente porque están allí. Lo mejor que podemos hacer con los sobrantes es congelarlos o regalarlos, o evitarlos cocinando la cantidad justa.


Con estos consejos sumaremos un control a nuestra dieta para atender no sólo la calidad de lo consumido sino también la cantidad, es decir, podremos controlar las porciones de alimentos ingeridas y así, favorecer nuestro objetivo de poner el cuerpo en forma en verano.

En Vitónica | Adelgaza controlando las porciones. Operación Bikini Imagen | Pawell86, Yui* y Pablo0713

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos