Compartir
Publicidad

Centroeuropa es el lugar perfecto para que pruebes esta nueva forma de viajar

Centroeuropa es el lugar perfecto para que pruebes esta nueva forma de viajar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entras en tu pub favorito. Te sientas en la barra y pides una San Miguel Selecta. Quizá haya sido un día largo, o quizá simplemente te apetezca dejar soltar la imaginación, pero con el primer trago, cierras los ojos y te ves a ti mismo en un pub quizá no muy distinto a este, pero en una ciudad nueva, de ésas en las que el empedrado de las calles casi puede hablar y contarte su historia. ¿Praga? ¿Budapest? ¿Berlín? Tú eliges tu destino y cómo quieres vivirlo.

Sin embargo, la forma de viajar ha cambiado. Cada vez nos alejamos más de las rutinas establecidas y buscamos lo auténtico de cada una de las ciudades que visitamos. Y en lo que a autenticidad se refiere, pocas regiones del mundo tienen tanta –y tanta historia– como Centroeuropa. Explorarla es encontrarse con una explosión de cultura, sofisticación y verdad que podemos exprimir al máximo. Y todo esto, sólo con el primer trago.

San Miguel Selecta

Si perseguimos una experiencia auténtica que nos permita apreciar lo que estamos viviendo a cada segundo, el tren es el medio de transporte al que debemos recurrir. La bulliciosa Wien Hauptbahnhof, en pleno corazón de Viena, puede ser un punto de partida perfecto para recorrer Austria. Mira más allá de tu reflejo en las ventanas panorámicas de tu vagón, y descubre los prados y montañas de los que se enamoró Stefan Zweig. Descubre rutas como la de la línea de Arlberg, entre Innsbruck y Bludenz, una de las líneas de ferrocarril más impresionantes de Centroeuropa. Puentes, viaductos y los Alpes austriacos como telón de fondo.

Otra de esas líneas que merecen la pena es la del tren panorámico de la Selva Negra, al sudoeste de Alemania. Este tren atraviesa la región de Baden-Württemberg, adentrándonos en caminos de montañas que, a su vez, están salpicadas por pueblecitos que parecen sacados de un cuento de Jerry Ackerman.

San Miguel Selecta 4

Baja del tren en una de esas estaciones remotas de un pueblo con nombre impronunciable. Déjate empapar por la cultura local, por sus tradiciones y gastronomía, por su idiosincrasia y su forma de ver y disfrutar de la vida. Quién sabe, quizá en alguna de estas aventuras te topes con maravillas naturales como la cueva de hielo más grande del mundo, Eisriesenwelt, a tan sólo 40 km de Salzburgo. Descubierta en 1879, este lugar sólo es visitable durante los meses de verano. ¿Lo mejor de todo? Que esta cueva está siempre en constante cambio; y es que las corrientes de aire que circulan por ella, moldean a su antojo el agua y el hielo año tras año, creando así formas nuevas para descubrir.

Eisriesenwelt

Viajar de forma auténtica es olvidarnos de lo turístico y dar un paso más allá. Una de las mejores forma de hacerlo es coger el mapa y recorrer las zonas más rurales, donde los campos de lúpulos llegan hasta el horizonte y el aroma se convierte en un recuerdo imborrable. Meersburg, una localidad bellísima del lado alemán, es un buen ejemplo de lo que podemos encontrar si buscamos autenticidad. Su ubicación privilegiada, elevada sobre el lago, nos permitirá ver gran parte del mismo y la orilla de Suiza. Además, también tendremos una vista espectacular sobre los Alpes y sobra la ciudad de Constanza. Sí, es el momento de tirar de cámara.

Por muy romántico que sea nuestro planteamiento, algunas necesidades, por muy profanas que sean, continúan siendo uno de los puntos a tener en cuenta. Y el alojamiento es una de ellas. Pero eso no significa que no podamos seguir disfrutando de la cultura y de la autenticidad de nuestro viaje. Si pudiéramos dormir entre dos países, ¿no sería una experiencia cuanto menos curiosa? Los amantes de los hoteles con encanto tienen una cita con el hotel Arbez. Este lugar es famoso por estar situado justo en la línea fronteriza entre Francia y Suiza.

San Miguel Selecta

Afortunadamente existen hoteles para todos los gustos, incluso para los más aventureros. ¿Qué te parecería dormir en un tubo de hormigón? En el Dasparkhotel podrás hacerlo. Se trata del resultado de la iniciativa del ayuntamiento de Ottensheim, una ciudad muy cercana a Linz. El pueblo puso una serie de tubos de hormigón en el parque de la ciudad que funcionan como auténticas habitaciones de hotel con vistas al Danubio.

Es posible que la naturaleza y el ambiente rural no estén entre tus preferencias. Ello no significa que no puedas planear un viaje diferente y personal. También hay formas de disfrutar con otros ojos las grandes urbes. Recorre las animadas calles de Berlín cuando la noche cae y las luces artificiales comienzan a iluminar sus fachadas. Fotografía cada rincón, inmortalizando así esta gran ciudad en horas menos transitadas. Busca los lugares donde se reúnen los locales, callejea en busca de esa taberna perdida donde podrás probar una gastronomía auténtica y sin paliativos turísticos, cómo no, maridada con una buena cerveza. Piérdete, en definitiva, para volver a encontrarte.

San Miguel Selecta

Los sabores también son importantes, por este motivo es interesante vivirlos al modo tradicional, descubriendo así restaurantes que puedan darnos más pistas sobre las culturas que estamos visitando. En Berlín, por ejemplo, quizá cueste encontrar lugares en los que probar comida típica alemana; y es que esta ciudad cosmopolita parece tener más locales de comida internacional que de la suya propia. Aun así, explorando la ciudad, uno puede encontrar sitios interesantes como Zur Letzten Instanz, que no es otro que el restaurante más antiguo de la ciudad, abierto en 1621, que se dice pronto. Un alto en el camino y una oportunidad única para probar platos made in Germany 100%.

¿Más riesgo? ¿Más adrenalina? ¿Quieres recorrer los paisajes de esta zona del mundo a vista de pájaro? Prueba con uno de los deportes de moda. Una experiencia única como el Wingsuit flying. Planea sobre una montaña a gran velocidad con un traje que despliega membranas entre las piernas y axilas. Cumple así uno de los sueños más anhelados del hombre durante su historia, volar. Pero ten cuidado, estamos hablando de uno de los deportes más peligrosos en la actualidad. Aun así, siguen siendo muchos los aventureros que no pueden resistirse a la magia de observar el paisaje desde arriba, sobrevolándolo con su propio cuerpo como único instrumento.

Cabecera San Miguel Selecta

Una cerveza fruto de un viaje diferente

Vuelves a abrir los ojos y dejas tu San Miguel Selecta en la barra de caoba del pub. Apenas ha sido un instante, pero lo suficiente para que ya estés pensando en coger el móvil y empezar a buscar billetes de avión. O no, mejor de tren. Sí, mejor de tren.

Mientras echas un vistazo a los diferentes destinos intentando decidir, la etiqueta de tu botella de cerveza atrapa tu mirada. Tres variedades de lúpulo centroeuropeo y tres tipos distintos de malta, todos ellos originarios de Centroeuropa. Y sonríes un instante, antes de preguntarte: ¿Podré tomarme una Selecta de San Miguel en Praga?

Imágenes | Pedro (Flickr), iStock - mihtiander, vidalidali, kafrez

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos