Coches que marcaron una época: Volkswagen Karmann Ghia

Sigue a

Volkswagen Karmann Ghia Tipo 14

Hay coches que marcaron una época, no tanto por su valor automovilístico, sino por su estética rompedora y el papel que jugaron en la sociedad. Sobre la base de un mito como el Escarabajo (VW Sedán) se construyó el Volkswagen Karmann Ghia, el primer deportivo de la marca alemana y todo un éxito de ventas.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Volkswagen se caracterizaba por hacer vehículos fiables y económicos, pero a medida que el mundo se recuperaba, la gente comenzó a demandar coches más atractivos. Así es como surgió la idea de fabricar un automóvil en el que primara la estética, y poder satisfacer la creciente demanda de este tipo de vehículos.

Volkswagen Karmann Ghia Tipo 14 - trasera

Volkswagen contrató al carrocero alemán Karmann para la producción de este vehículo, en principio un coupé de 4 plazas, quien a su vez recurrió a la firma italiana Ghia para su diseño, de ahí su nombre, aunque dentro de la nomenclatura de la empresa recibiera el mucho menos atractivo de Tipo 14.

A pesar de estar construido sobre el chasis del Sedán Tipo 1 ensanchado 30 centímetros, su carrocería estaba hecha a mano, lo que encarecía su precio. Además, utilizaba el mismo motor bóxer enfriado por aire que el Volkswagen Sedán (1.2L con 34CV), por lo que no era un auténtico deportivo. Sin embargo, su estética y fiabilidad compensaron este detalle.

Volkswagen Karmann Ghia Tipo 14 - descapotable En 1957 se introduce una versión descapotable biplaza

Tras presentarse el prototipo en 1953, en el salón del Automóvil de París, se decidió comenzar su producción, y en 1955 el primer Volkswagen Karmann Ghia salió de la fábrica de Osnabrück, Alemania. Su aceptación superó las expectativas de la marca, llegándose a vender más de 10.000 unidades en el primer año.

El éxito fue tal que más de la mitad de la producción se exportaba, llegando a ser el Karmann Ghia el coche más importado en los Estados Unidos, hasta el punto que el diseñador industrial Walter Dorwin Teague lo seleccionó como uno de los diseños más bellos del mundo. Y no le falta razón, porque es un coche que capta las miradas de todo el mundo.

Volkswagen Karmann Ghia Tipo 34 El tipo 34 tenía una estética acorde a la época, pero no tan atractiva

Tras presentar en 1957 una versión cabriolet, en 1961 se introduce una nueva versión, el Große Karmann Ghia (tipo 34), más grande, con un diseño menos redondeado y un motor acorde a su categoría (1.5L con 45CV), y aunque con el tiempo aumentaría de potencia hasta los 54CV, su coste significativamente mayor y su diseño un tanto extraño hicieron que no pudiera competir en ventas con su hermano pequeño.

De hecho, la producción del Tipo 34 cesó en 1969 con menos de 45.000 unidades producidas, mientras que del tipo 14, con algunas mejoras y un motor cada vez más potente (1.6 L con 50 CV) llegaron a producirse un total de 450.000 unidades hasta 1974, año en el que fue sustituido por el Scirocco, del que tal vez hablaremos otro día.

Volkswagen Karmann Ghia TC El TC era una auténtica belleza

En Brasil, donde se había instalado una fábrica en 1961, la producción de un modelo específico a partir de 1970, el Karmann Ghia TC, un coupé tipo fastback con un estilo más americano, se mantuvo hasta 1976, aunque solo llegaron a producirse 18.000 unidades, probablemente debido a su mayor precio frente a otros modelos en un mercado cerrado a las importaciones, como el SP2 de la propia Volkswagen o el popular y atractivo Puma GT.

Y aquí acaba la historia del Volkswagen Karmann Ghia, un coche que marcó una época, una en la que el mundo se despertaba después de una horrorosa guerra y tenía esperanza en el futuro, donde la gente quería salir a la calle al volante de una preciosidad. No en vano en los 50 y los 60 encontraremos un filón de bellezas automovilísticas, como el precioso Mustang nacido en 1965 que veremos en la próxima entrega.

Imágenes | Wikimedia Commons
En Trendencias Hombre | 50 años de coches Bond

Deja un comentario

Ordenar por:

2 comentarios