Sigue a

squash


Con nuestro especial llamado cuerpo en forma no queremos otra cosa que contribuir al cuidado de tu salud y estética, por ello hoy dedicamos unas líneas a una excelente opción para trabajar todo el cuerpo en poco tiempo, se trata del squash.

Squash: deporte para exigentes

Si estás buscando una actividad que realmente muestre resultados en tu cuerpo pero no dispones de mucho tiempo libre para dedicarle, entonces, el squash es una excelente alternativa, pues es un deporte ideal para exigentes, de alta intensidad y notables efectos en el organismo.

El squash no sólo involucra el trabajo de varios músculos del cuerpo, sino que es uno de los deportes que más calorías quema, pudiendo superar las 600 Kcal por hora.

Pero además de ello, permite entrenar el corazón al exigirle un eficiente trabajo cardiorrespiratorio que nos permite ganar en resistencia y estado físico.

squash2

Como si fuera poco, el squash tonifica músculos de piernas, brazos, glúteos y abdomen mientras nos vuelve más ágiles, flexibles y ligeros.

Para jugar al squash se requiere cierto grado de preparación previa, porque además de ser un deporte muy exigente, de alta intensidad, necesita de todos nuestros sentidos. Por ello, esta actividad mejora nuestros reflejos y la coordinación mientras nos permite concentrar la cabeza en una raqueta y una pelota en medio de cuatro paredes que nos aleja del mundo externo.

El squash por su intensidad y exigencia puede dar buenos frutos en poco tiempo, por ello sólo 30 minutos son más que suficientes para trabajar todo el cuerpo.

Algunos consejos antes de comenzar

Antes de comenzar a practicar squash conviene que tengamos bien claro que se trata de una actividad intensa, por lo que es importante tener un entrenamiento previo o comenzar poco a poco en este deporte, realizando para ello, un chequeo médico inicial.

squash3

También es fundamental para reducir lesiones, realizar un correcto calentamiento antes entrar en plena acción, pues ya en medio del juego la velocidad es notoria y la exigencia es mucha, por lo que si los músculos no están preparados, podemos sufrir grandes molestias después.

Además, es importante realizar un enfriamiento o vuelta a la calma posterior al squash así como ejecutar ejercicios de estiramiento para relajar nuestros músculos después de tan exigente tarea.

Y por supuesto, beber agua, descansar y permitir que nuestro cuerpo se recupere tras la actividad.

El squash es una excelente opción para trabajar todo el cuerpo en poco tiempo y es una actividad que podemos aprovechar todo el año, pues se lleva a cabo en ambiente cubierto, pequeño con raqueta y pelota.

Más información en | Real Federación Española de Squash
En Vitónica | ¿Cuántas calorías quemamos?

Imagen | Wikimedia, A_kartha Pbkwee

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios