Compartir
Publicidad

Salir a correr, algunos consejos a tener en cuenta

Salir a correr, algunos consejos a tener en cuenta
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si por fin te has decidido a abandonar el sedentarismo, puede que salir a correr te parezca una buena opción para empezar a ejercitarte de una forma sencilla, y sin duda lo es.

No requiere el gasto de un gimnasio, puedes practicar deporte al aire libre, te permite organizarte a tu ritmo… sólo es necesario que tengas en cuenta algunas pautas antes de empezar que hoy vamos a detallarte en nuestro especial cuerpo en forma.

Preparados, listos… eso lo primero

¿Qué necesitamos para salir a correr? Ropa cómoda, algo más holgada y ligera en verano y abrigada en invierno (no hay que descartar unas mallas cuando llega el frío), a ser posible de tejidos naturales y que nos permita transpirar y movernos libremente.

Sudar más no significa adelgazar más ya que únicamente estamos perdiendo agua, así que nada de ponerse capas de ropa para pasar calor ni estrategias por el estilo que nos pueden llevar a deshidratarnos y a no rendir de forma adecuada.

Por el mismo motivo hay que evitar las horas de más calor para salir a correr, haciéndolo mejor antes de las 11 de la mañana o después de las 8h de la tarde. No nos puede faltar un botellín de agua para hidratarnos o si nos resulta incómodo llevarlo planificar un recorrido en el que tengamos disponibles fuentes para poder beber y refrescarnos.

Si estamos rodeados de naturaleza, en un parque o la ribera de un río por ejemplo, tendremos mayor sensación de frescor, además los caminos de tierra son más adecuados para evitar impactos demasiado fuertes al pisar.

Elige un calzado adecuado para correr, hay muchos tipos para escoger y en las tiendas deportivas podrán asesorarte de cual es el más adecuado para ti, según tu tipo de pie, gustos, recorrido etc.

Es importante que avances de forma progresiva, si llevas mucho tiempo sin moverte mejor empieza por caminatas largas a paso rápido que puedes ir alternando con algunos minutos de trote sin tener todavía un objetivo predeterminado. Observa el tiempo que aguantas y como te sientes y pasa unas semanas así hasta que te hayas adaptado al cambio.

Si estás un poco en forma comienza a correr entre 15 o 25 minutos dos o tres veces a la semana. No es aconsejable de entrada entrenar todos los días, ya que también es importante que el cuerpo tenga un tiempo para recuperarse.

Correr

Calentar, correr, estirar

Antes de ponerse a correr es recomendable hacer previamente un pequeño calentamiento, así que reserva unos minutos previos a la carrera para realizar algunos estiramientos como los que nos proponen nuestros compañeros de Vitónica o realizar el primer tramo del recorrido a trote muy ligero, así pondrás tu cuerpo a punto y evitarás posibles lesiones.

En las carreras puedes ir aumentando poco a poco el tiempo de duración alternando los entrenamientos más intensos con otros más relajados. Cuando ya te sientas cómodo con la misma rutina prueba recorridos nuevos o varía el ritmo dentro del mismo entrenamiento, para que tu cuerpo y tu mente se mantengan activos.

Al finalizar hay que ir disminuyendo poco a poco el ritmo y estirar de nuevo sin forzar unos minutos. Es muy importante no sentir dolor en ninguno de estos tres pasos, si ocurre es que quizá nos estamos excediendo o nuestro cuerpo necesita descanso así que es mejor parar y volver a retomar el ejercicio al cabo de unos días de forma más suave.

No tengas prisa ¡Y disfruta de cada entreno!

Adelgaza en movimiento

Si queremos perder algunos kilos a parte de introducir cambios en la alimentación hacer ejercicio aeróbico será nuestra mejor ayuda.

Salir a correr es uno de los deportes con los que se queman más calorías de las que una buena parte son a base de grasas, además también activa nuestro metabolismo y contribuye a tonificar los músculos de glúteos y piernas.

Otra de las principales ventajas de correr es que fortalece nuestro corazón y mejora nuestra circulación reduciendo así el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por no hablar de lo liberador y motivador que resulta, con esa mezcla de regalarte un momento para olvidarte de todo y conseguir superarte cada día un poco más.

Adelgazar mientras hacemos ejercicio nos garantiza también que podamos mantenernos en nuestro peso ideal después de perder los kilos necesarios, es algo que requiere un esfuerzo inicial pero que después casi podría asegurar que engancha. Por lo menos a mí…

Y vosotros ¿Tenéis el hábito de salir a correr? ¿Os animáis a empezar?

Fotos | FelixHuth | Katinalynn
En Vitónica | Corrige tu forma de correr para prevenir lesiones
En Trendencias Hombre | Mis razones para ponerse en forma corriendo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos