Síguenos

Pesas

La subida al IVA de los gimnasios, pasando del 8% al 21%, ha sido un auténtico mazazo. Sin ir más lejos, hoy mismo leo la noticia de que en Alicante, uno de cada cuatro usuarios ha abandonado su centro deportivo a raíz de los nuevos precios. Imagino que en el resto de España la tendencia ha sido similar.

Para muchos, el gimnasio no es un lujo, sino una necesidad de las más básicas. Quien está acostumbrado a practicar deporte asiduamente seguirá manteniendo el gimnasio como una prioridad, pero lo que está claro es que si falta el trabajo estable y los números no cuadran, esta será una de las actividades que más papeletas puede tener para que se quede fuera de nuestras rutinas.

Sin ir más lejos y en base a mi propia experiencia, en el gimnasio al que yo voy la crisis se ha dejado notar. No solo me he dado cuenta yo, sino que justo ayer lo comentaban otros usuarios. Es más que evidente que estos septiembre y octubre no están teniendo nada que ver con los de años anteriores. Sigue habiendo gente, sí, pero no aquellas masas de nuevos usuarios cargados de buenas intenciones tras acabar las vacaciones de verano.

En mi gimnasio que, por cierto, es el Evolution Wellness en Madrid, dieron facilidades para aquellos a los que nos tocaba renovar en septiembre, octubre o noviembre, permitiéndonos hacerlo antes de que acabara agosto, sin que nos afectara la subida. Para muchos, entre los que me encuentro, fue una buena solución y una forma de no plantearnos abandonar la práctica deportiva.

Sin duda alguna, son tiempos para que los gerentes de centros deportivos agudicen el ingenio y ofrezcan promociones con las que fomentar la clientela. Si bien ha habido quien ha absorbido esta subida del IVA (algo que no todos pueden), otros han optado por ofertas que son más que interesantes. Un ejemplo de ello es la franquicia Fitness 19, con centros en Boadilla del Monte y San Sebastián de los Reyes (Madrid), que por solo 9,99 euros al mes permite ir al gimnasio los fines de semana. Es más, por solo 10 euros más (un total de 19,90 euros), se puede ir todo el mes. Esta es una opción low cost, sin duda, a tener muy en cuenta.

Otra iniciativa curiosa que he encontrado es la de los gimnasios Dir, presentes en Barcelona y Sant Cugat del Vallés, que han lanzado una campaña publicitaria denominada “Vitaminas DiR contra la crisis“. Su objetivo es transmitir la idea de que el deporte es una buena vía para estar optimista y hacer frente a la situación tan negativa que tenemos en nuestro país. Tampoco es mala idea.

Ante todo esto, no puedo evitar plantearme si el gimnasio y la crisis son amigos o enemigos. Estar en buena forma contribuye tanto a mejorar nuestro estado anímico como a evitar posibles enfermedades a medio plazo. Pero claro, cuando el dinero escasea y hay otras prioridades que atender a corto plazo, es más que probable que el gimnasio quede en segundo plano, abandonando el deporte u optando por ejercicios al aire libre o en casa sin coste alguno.

¿Vosotros qué pensáis? ¿Habéis dejado de ir al gimnasio por estos motivos o, en cambio, sigue siendo una prioridad? ¿Habéis notado que al vuestro va menos gente que antes? En fin, confiemos en que la situación mejore pronto.

Imagen | Rich115
En Trendencias Hombre | Deja de fumar, no sólo por tu salud

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios