Síguenos

Pesas

Si estáis empezando a entrenar con pesas para ganar volumen, seguramente ya os suena el concepto de entrenar hasta el fallo muscular, que a grandes rasgos consiste en completar una serie continuando las repeticiones hasta que no seamos capaces de mantener la fuerza necesaria para seguir.

Pero ¿Es una buena idea? Este es un tema que genera opiniones muy diversas, así que vamos a detallar a continuación pros y contras, para que podáis decidir con más información si es una técnica que os conviene.

Maximizar el desarrollo muscular

Los defensores del fallo muscular opinan que para conseguir un desarrollo máximo, también hay que fatigar y entrenar el músculo al máximo de su capacidad, y la única forma de asegurarnos de que lo hemos hecho es realizar repeticiones hasta que ya no podemos más.

Esta idea surge en parte de la teoría del doctor y profesor en kinesiologia Vladimir M. Zatsiorsky que afirma que si durante una serie la fibra muscular no se fatiga, es como si no hubiera sido entrenada y tampoco recibirá el estímulo suficiente para crecer.

El cansancio afecta a la fuerza de los impulsos nerviosos que se transmiten a las fibras musculares, por lo que si paramos cuando aparece, antes de llegar al fallo muscular, no las estaremos estimulando al máximo, ni consiguiendo su mayor desarrollo potencial.

Normalmente en este tipo de entrenamiento también se suele aumentar la carga, en la búsqueda de dañar mucho tejido, que teóricamente luego se compensará creando mucho más, por lo que es importante contar con un compañero que nos ayude en el momento de llegar al fallo, para evitar que las pesas caigan o quitárnoslas de encima si es necesario.

Pesas

Riesgos de forzar demasiado la máquina

Este tipo de entrenamiento debe realizarse de forma controlada y puntual, si en busca de un crecimiento muscular mayor aplicamos el fallo muscular en todos nuestros entrenos o empezamos a practicarlo antes de que nuestros músculos estén mínimamente formados podemos tener problemas de tendinitis, desgarros o lesiones incluso mayores.

El agotamiento y una mala recuperación puede hacer que consigamos el efecto contrario al deseado, ya que en las siguientes sesiones no nos permitirá realizar las series correctamente y hará que nuestra capacidad disminuya.

Ese mismo cansancio y la falta de energía hace que mientras seguimos trabajando los tejidos musculares se descompongan para suministrar a la sangre los nutrientes que necesita, es decir que entremos en catabolismo y en lugar de crecer, los músculos disminuyan.

Entonces ¿Con qué opción quedarse? Si eres principiante lo más recomendable es que te centres en conseguir una buena base muscular antes de realizar ningún sobreesfuerzo, y si ya tienes más experiencia, has probado el fallo muscular y te ha funcionado, igualmente no abuses de él y alternalo con entrenamientos normales y sus descansos correspondientes.

Hasta el momento tampoco se tienen datos suficientes para demostrar que es lo más efectivo y si queremos que nos resulte poco arriesgado, creo que lo mejor es aplicarlo en su justa medida.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os gusta entrenar hasta el fallo muscular?

Fotos | lucidtech | jontunn
En Vitónica | Catabolismo muscular vs Anabolismo muscular
En Trendencias Hombre | ¿Qué comer para ganar músculo?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios