Mihara Yauhiro Otoño-Invierno 2013/2014

Sombría, oscura y siniestra cromáticamente hablando, pero mucho más ponible que otras ocasiones y, sobre todo, con sentido mucho más comercial que otras temporadas. El hombre de Mihara Yasuhiro evoluciona y se encamina hacia una etapa mucho más madura, que también moderada, en cuanto a juegos estilísticos se refiere. Lo cual, no quiere decir que haya perdido un ápice de sofisticación y, desde luego, siga manteniendo ese aire de modernidad por el que siempre se han caracterizado los diseños del modisto nipón. El tenue Otoño-Invierno 2012/2014 de Mihara Yashuiro se ha presentado en un marco incomparable (que se suele decir), como son los jardines del palacio real. Un escenario perfecto para una propuesta elegante en la que han reinado el punto y los materiales cálidos. Y es que, precisamente las lanas han sido las reinas de este desfile en el que ha reinado (valga la redundancia) de manera absoluta las piezas de punto. Jerséis, rebecas bufandas, cuellos, y algunas piezas discretamente deconstruidas tejidas en punto pero casi siempre de tramas gruesas y con relieves. Amén de los trajes de lana, tanto los más 'fríos' como los más invernales. El llamado chunky knit, tosco y basto, se ha refinado aunque eso sí no ha perdido su contundencia. Está claro que el próximo otoño, como ya hemos visto en otras casas, este material volverá a ser la estrella de los armarios más abrigados. El must que presenta Yasuhiro al respecto, bien podría ser una evolución del twin-set masculino – combinación de suéter más rebeca, normalmente de punto fino - , y que estaría formado por dos piezas del mismo material y color, ambos presentados en un punto muy mullido. Estamos hablando del jersey de cuello a la caja con el chaleco a juego (superpuesto) que, en ocasiones, se completa con una gran bufanda a juego o cuello. Y hablando de colores, tenemos que destacar los pocos sobresaltos cromáticos de este desfile, en el que, básicamente se ha apostado por el binomio blanco y negro, más una amplia escala de tonos grisáceos, incluidos algunos de tintes azulados. Las notas de color – muy contadas y puntuales, todo hay que decirlo – han venido marcadas por golpes en rojo y burdeos, y algún que otro camel y dorado. Aunque seguramente la otra parte más destacada del show ha sido toda la línea de sartorial, y es que las piezas de vestir han sido la clave de la propuesta. Pantalones smart de corte pesquero con pliegue central (los de toda la vida), trajes de corte recto (sigue la moda slim), algunos con pantalones holgados de sutil efecto a lo baggy, y muchos y muy variados abrigos, todos de talle aunque muy clásico de aire actualizado. La osadía, ha venido de la mano de los conjuntos de fiesta. Trajes y algún que otro esmoquin, todo, con acabados vinilados y efectos bling por doquier. Además, cono nota discordante, llevados con botines deportivos satinados. Es decir, todo con mucho brillo, hasta las zapas. En cuanto a prints, no podemos dejar de destacar el uso de la serpiente (sintética), el de los grabados con formas florales, o los bordados de inspiración oriental. Además de cuellos de pelo, cremalleras diagonales (muy manidas, por cierto), algún que otro estampado psicodélico que recordaba a temporadas pasadas de Givenchy (a mí éstos, en pasarela, ya me dan pereza, será porque se están viendo mucho en la calle), y una inmensa variedad de zapatos que, en algunos casos, rompían la paleta cromática a conjuntos ultra-conjuntados. Éstos han sido algunos de los detalles de estilo a destacar de una colección que, en general, ha sido mucho menos arriesgada de lo que nos tiene acostumbrados. A mí, me ha dejado con ganas de más, un poco ni fu ni fa. Sitio Oficial | Mihara Yasuhiro En Trendencias Hombre | Jean Paul Gaultier Otoño-Invierno 2013/2014 en la Semana de la Moda de París: El oficinista 'transformer'

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad