Compartir
Publicidad

Moda y Cine: 'Taking Woodstock', el mensaje de la belleza

Moda y Cine: 'Taking Woodstock', el mensaje de la belleza
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tres días y una madrugada de música, paz, amor… y moda. Woodstock fue una rara comunión de almas horrorizadas por el belicismo del mundo y empujadas por una energía creativa que llega hasta nuestros días.

Se ha escrito y rodado muchísimo sobre el festival americano, pero una de las aproximaciones más divertidas y sutiles es Taking Woodstock, que Ang Lee estrenó en 2009. La cinta supone un viaje muy agradable a un momento histórico lleno de color, hedonismo y vida.

Quienes conozcáis alguna de las manifestaciones de la finura de Ang Lee (Sentido y Sensibilidad, Tigre y dragón, Brockeback Mountain, Deseo, peligro…) pero no hayáis llegado a su última película, podréis imaginaros la naturalidad con la que narra lo ocurrido en aquella granja del estado de Nueva York.

wood2

Lee integra con muchas dosis de humor todas las piezas del gran puzzle hippie: los detalles de cómo se gestó el evento, los personajes extravagantes, el espíritu imperante, la seducción de la música y la magia de las drogas y, por supuesto, la ropa que, a pesar de que ahora está integrada en la industria, en el momento nació como contra-cultura.

wood1

Verano y aire libre. La sensación de libertad llevaba a liberarse de prendas e integrarse con la naturaleza a través de telas suaves, estampados florales en todas sus manifestaciones, largos vestidos, tejidos de tonos vivos y brillantes. Para la mujer había llegado el momento de renunciar a todo aquello que sonara a corsé o constricción, incluida la ropa interior. Estrenaban bikini y se pirraban por las go-go boots.

Para los chicos había un must, los pantalones muy ajustados de denim y botón y con cinturón. En Woodstock nos encantaba liarnos pañuelos de tie-dye a la cabeza con dibujos caleidoscópicos como la visión del éxtasis, y llenarnos de mil flecos en constante movimiento. El resto del outfit era la piel joven al descubierto.

wood4

Era tiempo de llevar grandes sombreros de ala ancha en la cabeza, especialmente las chicas, y de protegerse del sol con maxigafas. Los complementos estaban más que bienvenidos: collares, colgantes de más flores, anillos de plata, brazaletes… Había que adornar el mundo empezando por el propio cuerpo y difundir el mensaje de la belleza como una nueva religión.

No se trataba de llevar todos los complementos encima, sino de dar con el look adecuado. El pelo era largo, pero sólo en consideración a los estándares actuales. Los cuerpos aún no estaban tatuados ni tan musculados como en la actualidad, y la clave estaba siempre en sentirse cómodo y libre con la ropa y el entorno.

wood5

La herencia sesentera/setentera nunca nos ha abandonado, quizá porque sus principios estéticos estuvieron muy ligados a una forma de vida y pensamiento de forma más intensa y prolongada en el tiempo que otras modas. Siempre habrá gente dispuesta a recrear o revisitar a través del diseño los atractivos principios del peace & love. Las notas y tonos de Ang Lee desde luego animan a ello.

En Trendencias Hombre | Moda y Cine: 'Viaje a Darjeeling', tres esnobs en la India En Trendencias Hombre | Moda y Cine: la psicodelia de 'Regreso al futuro II'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos