Compartir
Publicidad
Los SI y los NO para combatir el mal aliento
Estética

Los SI y los NO para combatir el mal aliento

Publicidad
Publicidad

El mal aliento o mal olor bucal es una patología llamada halitosis y afecta a cerca del 25% de la población, pudiendo generar problemas sociales y de autoestima, por eso, si sufres de mal aliento, os contamos los SI y los NO para combatirlo.

Los SI para combatir el mal aliento

La halitosis es una enfermedad de origen multifactorial, por lo tanto, para reducir el mal aliento hay diferentes cosas o comportamientos que pueden ayudarnos, por ejemplo:

  • Boca sana: las enfermedades periodontales son la principal causa del mal aliento, según ha sido probado, por lo tanto, además de una correcta higiene y la asistencia de un profesional en la materia, debemos tener en cuenta todo aquello que nos ayude a lograr una boca sana y en perfectas condiciones.
  • Aparato digestivo sano: además de las enfermedades periodontales, se ha observado una relación entre patologías gastrointestinales y mal aliento, por lo que, si sufrimos de malestar estomacal o intestinal, debemos tratar este tipo de problemas y llevar una dieta saludable que favorezca la digestión y cuide el tracto gastrointestinal para así, evitar el mal aliento.
  • Compuestos fenólicos: un reciente estudio ha demostrado que los polifenoles de la manzana cruda, la lechuga cruda y las hojas de menta son especialmente eficaces para neutralizar los compuestos sulfurados que suelen estar presentes en el aliento tras la ingesta de ajo, por lo que éstos son aliados de un buen aliento.
  • Hidratación adecuada: una suficiente ingesta de agua puede ayudar a la prevención de enfermedades respiratorias y orales, así como la sequedad bucal que puede favorecer el mal aliento, por lo tanto, una buena hidratación será nuestra aliada para combatir la halitosis.

Éstos son algunos aspectos que debemos considerar al momento de intentar luchar contra la halitosis, pues pueden ser nuestros aliados y ayudarnos a superar con éxito este proceso.

Smoke 390614 1280

Los NO para eliminar el mal aliento

Así como hay factores que pueden ayudarnos a lograr resultados positivos en la lucha contra el mal aliento, hay otros aspectos que pueden ser nuestros enemigos y deberíamos evitar si buscamos eliminar el mal aliento. Tomad nota:

  • Alcohol: el consumo de alcohol ha sido asociado a la presencia de halitosis y puede ser causa de alteraciones gastrointestinales que como mostramos anteriormente, resultan factores que podrían dar origen a la halitosis.
  • Fumar: el tabaco es considerado un factor predictor de enfermedades orales y dado que todo tipo de gingivitis, caries u otros problemas en la cavidad oral pueden ser causa de halitosis, el hábito de fumar es enemigo de un sano aliento.
  • Cetosis: las dietas muy pobres en hidratos de carbono pueden dar origen a un proceso llamado cetosis que acompaña la pérdida de peso pero que, como uno de sus efectos secundarios, puede producir mal aliento. Por lo tanto, mejor moderar el consumo de hidratos pero no eliminarlos ni reducirlos drásticamente cuando buscamos adelgazar.
  • Enfermedades respiratorias: la presencia de enfermedades que afectan la garganta, la nariz y el oído también se han encontrado como factores causales de un mal aliento, por ello, cuidar las vías respiratorias puede ser de gran ayuda cuando buscamos eliminar la halitosis.

Conociendo los factores o aspectos que pueden ayudarte a combatir el mal aliento así como aquellos que producirán el efecto contrario tendrás más armas para eliminar la halitosis de tu organismo y darle la bienvenida a una sonrisa fresca y agradable al mismo tiempo.

Bibliografía consultada | International Journal of Oral Science (2012) 4, 55–63; doi:10.1038/ijos.2012.39; Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care, September 2011 - Volume 14 - Issue 5 - p 463–468, doi: 10.1097/MCO.0b013e328348c054; Journal of Food Sciences, 20 September 2016, DOI: 10.1111/1750-3841.13439; Dentistry, Oral Surgery and Medicine, doi: 10.1177/154405910708601015, October 2007, vol. 86 no. 10 997-1000; International Dental Journal, Volume 60, Issue 1, February 2010, Pages 7–30; Current Atherosclerosis Reports, November 2003, Volume 5, Issue 6, pp 476–483; Journal of Clinical Periodontology, Volume 36, Issue 11, November 2009,Pages 970–975.
Imagen | Pexels y Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos