Síguenos

Correr

No soy nada del otro mundo, me refiero a que mis razones seguramente puedan ser las de muchos o quien sabe lo mismo soy un bicho un raro por elegir el running como el deporte para ponerme en forma. Pero la verdad que tengo unas razones que espero os convenzan para calzaros unas zapatillas y salir corriendo mañana por la mañana.

Digo que mañana por la mañana porque de ese modo podéis pensar que en algún sitio habrá alguien en ese mismo momento corriendo y lo mismo os da ánimos el pensarlo. Ese alguien bien podré ser yo mismo.

Tengo que contaros que en agosto del año pasado empecé a entrenarme en gimnasio. Recuerdo el primer día, después de algún que otro año sin hacer ningún deporte, que me subí a la cinta de correr. No fui capaz de hacer ni cinco minutos sin pararme alguna vez. Hace un par de días hice mis primeros 10 kilometros. Eso sí, después de estar parado en mi entrenamiento durante 3 meses y a haber empezado de nuevo hace un mes.

El running para ponerse en forma: mis razones

Mi marca de los 10 kilometros es casi lo de menos, lo importante es hacer una primera marca y saber que serás capaz, no sin esfuerzo, de superarla una y otra vez. Esta es mi primera razón, la fuerza de voluntad que se adquiere siendo capaz de llevar a cabo un entrenamiento.

Corriendo se aprenden unos determinados valores, que seguro que se aprenden con otros deportes, como puede ser el sacrificio por llevar a cabo algo en la vida. Al principio os quedaréis sin aire, os van a doler las piernas, los pies. Al día siguiente cuando os levantéis tal vez os duelan los primeros pasos, pero os sentiréis bien, porque sabréis que lo hacéis por un fin, ponerse en forma. Pero hay más motivos.

Entrenamiento

También aumenta mucho la concentración y la preparación psicológica ante un esfuerzo. Sí, preparación psicológica ante el hecho de marcarte una meta y no parar hasta conseguirla. Y después marcarte otra y así sucesivamente. Esta preparación psicológica la podemos, y debemos, utilizar para otros objetivos de nuestra vida. Otra razón más para salir a correr.

Hay algo que es meramente químico. Me refiero a la liberación de endorfinas, la que dicen que es la hormona de la felicidad. Es una hormona que segrega el cerebro y que disminuye el dolor. De hecho, al cumplir los 10 km sentí que podía seguir corriendo. Mi anterior marca en distancia eran los 6 km. Pero esa liberación nos lleva a sentirnos bien el resto del día y si practicamos deporte de una forma general seremos capaces de ser más optimistas de forma continua.

Y por último debo decir que hay tres razones más pero que uno en una sola. Corro porque me gusta comer y es mi única forma de adelgazar mientras me pongo en forma. Además lo hago bajo mi propio plan de entrenamiento (acudo al médico de forma regular), fuera de un gimnasio porque no tengo tiempo y además no quiero gastarme dinero adicional al de las zapatillas y ropa necesarias. El contacto con la naturaleza, aunque sea un parque de una ciudad es primordial. Espero haberos convencido.

Fotos | | trailsource | West Point Public Affairs
En Mensencia | Planificar un entrenamiento para ponerse en forma I
En Mensencia | Planificar un entrenamiento para ponerse en forma II

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios