Síguenos

Saúl Craviotto

No sabemos si nos llevaremos más o menos medallas, ni tampoco si continuaremos con la gran racha deportiva que tenemos últimamente, pero lo que está claro es que ya hemos ganado una medalla de oro en los próximos Juegos Olímpicos Londres 2012: al uniforme más hortera, horroroso, chusco y chabacano.

Habíamos visto los bocetos del diseño. Habíamos visto los uniformes sobre maniquíes. Habíamos visto alguna prenda doblada. Pero aún así, verla sobre los deportistas ha superado todas las expectativas… También de los propios olímpicos, que no han tardado en compartir vía Twitter su ausencia de palabras ante tal aberración. Eso sí, con foto incluida.

La de cabecera está protagonizada por Saúl Craviotto, piragüista. No entiendo como el pobre no está llorando en la imagen. De la risa y del dolor. En el tweet decía lo siguiente: “En casa probándome la ropa de los JJOO! yo mejor no opino, os lo dejo a vosotros…”. Lo primero que me ha venido la mente al ver la imagen es el uniforme de los trabajadores del Burger King. Eso sí, con un polo infinitamente más feo. ¿Ese estampado pretende imitar a la decoración de la Alhambra?

De la mochila y de la gorrita, mejor ni hablamos. Hay prendas en tiendas de souvenir de la Puerta del Sol o en chiriniguitos de Benidorm mucho más dignas que estas.

Álex Fábregas

Pero afortunadamente podemos disfrutar de una segunda instantánea en la que vemos más prendas de la equipación. Esta está protagonizada por Álex Fábregas, jugador de hockey sobre hierba, quien también por Twitter decía: “Equipació olímpica, sobren els adjectius…”. Y tanto que sobran… ¡Angelico, tener que vestirse así!

Además de la chaqueta del chandal, que es lo que más llama la atención, no os perdáis las zapatillas. No necesitan reflectantes para verse por la noche.

En fin, que esta es una guerra perdida. A ver si de esta espabilamos y para las próximas Olimpiadas, en lugar de empresas rusas, contratamos a un buen diseñador español que esté a la altura y sea capaz de crear un uniforme del nivel que nos merecemos. De momento, aquí va un motivo más para que en el extranjero se rían de nosotros.

En Trendencias | El esperpento del uniforme olímpico español causa la broma de los deportistas
En Trendencias Hombre | La elegancia olímpica de Londres 2012 o el más claro ejemplo de por qué Spain is different

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios