Sigue a

fumar1.jpg

Conservar la salud es una de las principales razones para dejar de fumar, al hacerlo conseguimos vivir más, compartir momentos sanos con nuestros seres queridos y disfrutar de todo lo que tenemos y hemos conseguido.

No vale la pena exponerla al deterioro, con grandes posibilidades de que contraigamos una grave enfermedad, por consumir tabaco, o tolerar que lo hagan delante de nosotros. Detallar las consecuencias tal vez pueda motivar a dejarlo, yo lo logré, y sé que se puede.

El cáncer de pulmón según el Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GEPC) es la primera causa de muerte por cáncer en España. Su mortalidad es la más alta entre todos los tumores, debido a la dificultad para realizar un diagnóstico precoz y su agresividad, sólo un 12,5 por ciento de los pacientes sobrevive más de cinco años. Pero no olvidemos que es una enfermedad evitable.

Razones de peso para dejar de fumar

  • Un ahorro importante de dinero, no sólo en la compra del tabaco, sino en medicinas, visitas al medico, asma, gripes y bajas laborales.
  • Mejora el aliento, los dientes y encías. El tabaco poco a poco envejece la sonrisa.
  • La piel se regenerará mejor, se evita el envejecimiento prematuro, arrugas, caída del cabello y el tono opaco de piel.
  • Al fumar no sólo nos cargamos nuestra salud, sino la de los demás. No es falta de tolerancia, son fumadores pasivos.
  • Se repara la digestión, las úlceras producidas por el tabaco, incluso volveremos a percibir mejor el sabor de los alimentos así como los olores.
  • Disminuirá el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca, esófago y riñón significativamente.
  • El corazón lo agradecerá, se reducirá el riesgo de sufrir un infarto produciendo una menor presión arterial.
  • Las molestias matutinas de garganta desaparecerán y el olor corporal será menos fuerte.
  • El cansancio al realizar algún esfuerzo se reducirá, habrá más energía y vitalidad.
  • La fertilidad aumentará, y el riesgo de padecer disfunción eréctil no estará en nuestra mente.

Mejoras en tu cuerpo cuando dejas de fumar

  • Sólo a los 20 minutos de dejarlo nuestra presión arterial mejora.
  • En un día: el nivel de monóxido de carbono de la sangre disminuye, el oxígeno aumenta al nivel normal de un no-fumador y las probabilidades de un ataque al corazón se reducen.
  • En una semana: el sentido del olfato y gusto han mejorado, los restos de nicotina del cuerpo han desaparecido.
  • En un mes: la capacidad pulmonar y circulación mejora. Será más sencillo hacer deporte.
  • En tres meses: la fertilidad aumenta, las manchas en los dientes y dedos irán desapareciendo.
  • En un año: la tos, la posibilidad de contraer gripe y el riesgo de sufrir enfermedades coronarias es la mitad que la de un fumador.
  • En cinco años: el riesgo de cáncer de pulmón se reduce a la mitad.
  • A partir de 10 años después de dejarlo, las probabilidades de enfermedad coronaria serán prácticamente las mismas que las de cualquier persona que nunca haya fumado.

Es increible, pero también es increíble como muchas personas conocen los riesgos y aun así, siguen haciéndolo.

Más información | No fumadores

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios