Consejos y cuidados para calvos

Síguenos

Bruce Willis

El quedarse calvo es una de las principales preocupaciones estéticas del hombre actúal y es que aunque a un servidor no le ha llegado aún la hora, tarde o temprano acabaremos viendo como nuestros pelos se van para siempre por el desagüe y nos dejarán una espléndida calva sobre nuestra cabeza.

Sí ya has pasado por ese trago, quizás ahora lo que te preocupe es lucir una calva en condiciones y bien cuidada, así que no pierdas de vista los consejos que te vamos a dar.

Recuerda, ahora tu cabeza no tiene la protección del cabello y está expuesta más que nunca a un montón de agresiones, así que el hecho de que no quieras que aparezca no significa que te debas despreocupar y no cuidar como se merece.

Y es que debes tener en cuenta es que el cuero cabelludo sigue necesitando de cuidados específicos. Sigue siendo una zona sensible, bueno, ahora mucho más, las glándulas sebáceas siguen generando grasa, cuyo exceso habrá que controlar si no quieres que te brille demasiado, y ahora se ha convertido en un foco de quemaduras, manchas e irritaciones.

El primer paso es desmontar el mito de que los calvos no usan champú y se lavan la cabeza con gel. Si eres de los que pensaban así estás muy equivocado, el gel por sus componentes, reseca el cuero cabelludo. Lo mejor para hidratar y cuidar la calva será utilizar un champú hidratante.

Si eres de los que se rasuran la cabeza semanalmente deberás ser cuidadoso, ya que una calva llena de cortes e irritaciones no es lo más aconsejable. En este punto ya entra la destreza personal de cada uno, pero por la forma del cráneo, afeitarte la cabeza sin prácticamente cortes es muy difícil. Lo recomendable es que el pelo que tengas por los laterales lo recortes lo máximo que puedas y luego apliques gel de afeitado, y pases la cuchilla. Una vez que hayas acabado, debes tener en cuenta todos los pasos que ya os comentamos en la operación afeitado perfecto, que son totalmente válidos para aplicar sobre la zona que has afeitado.

Zidane

Un punto muy importante es la protección que debes tener con tu calva cuando salgas a la calle. Se hace casi crucial utilizar un buen protector solar siempre que salgas a la calle, aunque esté nublado también. El motivo es que los rayos del Sol inciden verticalmente sobre nuestra cabeza, y la hacen presa fácil de quemaduras en cualquier época del año.

Puedes usar un SPF30, pero ni que decir tiene que a medida que se acerca el verano, el índice de protección deberá ser cada vez más elevado y deberás usar el máximo posible. También puedes combinar el uso del protector solar con gorras, todo sea por proteger la calva de su mayor enemigo. Además si no la proteges hoy, el día de mañana tu calva estará probablemente repleta de anti estéticas manchas.

Las calvas también pueden tener problema de exceso de grasa, o de estar demasiado secas, al igual que el eterno dilema de pelo graso, pelo seco. Por ello una mascarilla purificante para aplicar sobre la calva una vez por semana te ayudará a mantener los niveles de grasa y además limpiar las posibles impurezas que puedan aparecer.

En la actualidad, en muchas tiendas dedicadas exclusivamente a la venta de productos de peluquería podrás encontrar líneas completas de productos para el cuidado de calvas, como lociones hidratantes, geles específicos y mascarillas purificantes incluso cuchillas con formas redondeadas para el afeitado. Y es que si pensabas que no tener pelo significaba ahorrarte dinero en cosméticos, estabas muy equivocado.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios