Aceites corporales, tu piel más luminosa y doblemente hidratada

Síguenos

untitled.JPG

Hace un par de semanas un buen amigo del gimnasio me recomendó cambiar mi hidratante body milk por un aceite corporal. Receloso de este cambio tardé en acudir a mi droguería y adquirir un bote de Johnson´s baby, sí, el mismo que utizaban nuestras madres cuando eramos unos bebes.

Así que seguí los consejos del anverso del envase, y me la apliqué por todo el cuerpo. La piel ha de estar media húmeda para que el efecto sea el deseado, así que con que deslicemos suavemente la toalla por el pecho, la espalda, los brazos y las piernas será más que suficiente para comenzar a extender este aceite.

A diferencia de la leche hidratante, el aceite corporal no se absorve con la misma rapidez en nuestra piel, si no que crea un film graso e hidrantante que se convierte durante todo el día en una barrera protectora, dejando nuestra piel más hidratada y extremadamente suave.

Lo que sí es importante es que una vez te la hayas aplicado esperes unos diez minutos antes de vestirte ya que al ser aceite puede dejar marcas en tu ropa, sobre todo en las camisas. Un buen compañero mientras esperas es el albornoz, una prenda olvidada por muchos hombres, pero que en este caso sirve de gran ayuda mientras esperas a que se seque la piel.

aceite.jpg

Los resultados que obtendrás serán los de una piel doblemente hidratada y más luminosa, un aroma muy suave en toda tu piel, y lo que es más importante, estará protegida durante todo el día.

Una buena época para aplicarla es en verano, ya que nuestros brazos y piernas van más descubiertos y por tanto nuestra piel respirará más sana, vistosa y atractiva. Sobre todo aprovecha para echártela después de depilarte, así tu piel contará con una hidratación y suavidad extra.

Foto | Models.com

En Mensencia | Hidratante y nutritiva, cremas para tipos de piel diferentes

En Arrebatadora | El aceite Johnson’s de toda la vida

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios